Algunos espectadores de ‘OT 2017’ han pedido el boicot al programa por la postura independentista de Josep María Mainat, parte de la productora del talent show. En concreto, por un tuit incendiario en el que aseguró que “me cago en España”.

Publicidad

Las declaraciones de Josep María Mainat sobre independentismo y en contra de España pueden hacerle mucho daño a ‘OT 2017’. Y es que algunos espectadores han llamado al boicot al programa después de que el productor del talent se haya “cagado en España”.

Aunque sus tuits incendiarios han sido muchos, lo cierto es que la gota que ha empezado a colmar el vaso de la paciencia de los espectadores de ‘OT 2017’ ha sido el que Mainat compartía hace unos días. En él, decía: “Me cago en el reino de España, en sus políticos, su justicia y el puto Borbón”.

Poco después, el propio Mainat explicaba que había escrito este tuit tras conocer el encarcelamiento de Junqueras y los consejeros. “Refleja la rabia y el asco que sentía”, terminaba.

Sin embargo, este tuit abría la veda para la llamada al boicot a ‘OT 2017’, ya que Mainat es uno de los dueños del concurso y productor del mismo. Muchos aseguraban que dejarían de ver el talent y animaban a otros a hacer lo mismo.

Los mensajes en Twitter al respecto eran muchos. Sobre todo, desde que la plataforma Convivencia Cívica compartiera el tuit en cuestión. “Hay que reconocer los ingentes esfuerzos de este tipo para conseguir que nadie vea ‘OT'”, escribían.

A pesar de ello, también había quien defendía a ‘OT’ y se acordaba de los muchos trabajadores del espacio.

TVE ha salido al paso asegurando que Josep María Mainat no tiene actualmente ninguna relación laboral ni vinculación profesional o artística con la cadena pública. El ente se ha referido al contrato que tiene para emitir ‘OT 2017’, firmado con la productora Gestmusic, por lo que Mainat no cobra, al menos directamente, de la cadena pública.

Miembro de la lista de Junts Pel Sí en las elecciones de 2015 y persona cercana a ERC, Mainat ha destacado últimamente por sus tuits en redes mostrando su independentismo. Algunos de ellos, de malísimo gusto, que provocaron un torrente de críticas. Entre ellas, en el que pedía que el campo del Espanyol se convirtiera en un campo de concentración.

Publicidad

Comentarios