Carles Puigdemont ha vuelto a dejar claro que no existe plan B. El expresidente catalán ha asegurado que él será el candidato a la investidura porque “hoy en día las nuevas tecnologías permiten no estar físicamente en el Palau para gobernar”.

Publicidad

Carles Puigdemont no se baja del burro. El expresidente de la Generalitat ha asegurado este viernes que no existe plan B y que él será el candidato a la investidura por Junts per Catalunya. Según ha dicho, las nuevas tecnologías hacen posible gobernar desde Bruselas. “Desde la cárcel seguro que no podré ejercer”, ha dicho, descartando así su vuelta a España.

Hoy en día las nuevas tecnologías permiten no estar físicamente en el Palau para gobernar. Hoy día los grandes proyectos empresariales se gobiernan con las nuevas tecnologías. No son las condiciones normales que nos gustaría, pero es mejor esto que desde la prisión”, ha dicho Puigdemont desde la capital belga en una entrevista concedida a Catalunya Ràdio.

Según ha explicado, los miembros del Govern sólo se ven en el Consejo Ejecutivo una vez a la semana y, por tanto, no necesita estar en el Palau de la Generalitat para ejercer como presidente. “Entre presidiario y presidente, prefiero ser presidente, porque al menos ahora puedo hacer cosas, pero en prisión no podría hacerlas”, ha insistido.

Pese al rechazo de los letrados del Parlament y de toda la oposición a una investidura no presencial, Puigdemont ha sostenido que en el reglamento de la Cámara “no hay nada que prohíba” las fórmulas que JxCat baraja para la investidura, que son la lectura del discurso de Puigdemont por parte de otro diputado de su grupo o que el propio expresident lo haga por vía telemática.

“¿NO LES GUSTA MI PEINADO?”

“Soy perfectamente investible presidente, tengo todo el derecho del mundo, espero que los derechos de los diputados sirvan para todos. Hoy soy un diputado perfectamente elegible como presidente. Soy presidente porque un Parlamento me escogio y solo dejaré de serlo si el Parlament me lo retira. Si a mi me ratifican, ¿dónde está el problema? ¿No les gusta mi peinado? Ya lo sé. ¿Les cuesta decir mi nombre? Si el Rey no me quiere reconocer, el problema lo tiene él“, ha asegurado.

Por otra parte, el ‘president’ cesado ha dicho que no se arrepiente de haberse marchado a Bégica y que el nuevo Govern de la Generalitat no puede permitir que “el señor Rajoy y la coalición del 155, después de su estrepitosa derrota electoral, acabe ganando”.

Publicidad

Comentarios