Una de las 137 agrupaciones que se presenta al Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, ha puesto en la guillotina al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont durante su actuación.

Publicidad

El Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz arrancó en el Gran Teatro Falla de la ciudad andaluza con polémica. Y es que La Familia Verdugo, chirigota de Chiclana, dedicó parte de su actuación a la actualidad política en Cataluña y simuló la decapitación del expresidente catalán Carles Puigdemont.

El grupo de chirigoteros, caracterizados de verdugos, decidió condenar a pena de muerte con guillotina a Puigdemont. “Según el articulo 155 de la Constitución española de España y la humanidad se condena por alta traición al gafas que está ahí atrás”, dice el conductor de la ejecución chirigotera.  “No sabemos si cortarle la cabeza o mandarlo a pelar. Que entre el condenado que tenemos que empezar”, añade.

Entonces, tres dobles de Puigdemont aparecen en el escenario, ‘estelada’ en mano y saludando al público en un caricaturizado catalán, mientras el resto de los actores tararean el himno de España.

Después de meter la cabeza y las manos en la guillotina, el trío de ‘expresidents’ claman por su vida con una versión de ‘Devúelve la vida’, de Antonio Orozco. “Pido perdón por haber celebrado un referéndum. Pido perdón por las urnas que allí coloqué. En realidad eran cajas de ropa de invierno, pero es que allí es ver las cajas y echar un papel. Yo te pido perdón, que no quiero cumplir más condena. Te pido perdón de la única forma que sé. Perdóname la vida”, ruegan los Puigdemont condenados a muerte. Tras las súplicas, el verdugo lo espanta con la bandera de España, que acaba siendo sustituyendo a la ‘estelada’.

VOTACIÓN POPULAR PARA CONDENARLO A MUERTE

Los verdugos someten a votación la decisión de matar o no al ‘expresident’. “El pueblo decide en votación porque el pueblo siempre lleva la razón”, recitan. El conductor de la ejecución pregunta al público: “¿Le perdonamos la vida a Puigdemont?”. La platea responde un unánime ‘no’. Y concluye: “La sentencia es bastante clara, son las cosas de la democracia”.

(Puede ver el momento de la actuación a partir del minuto 15:50)

Publicidad

Comentarios