El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont, que fue detenido este domingo en Alemania tras atravesar la frontera desde Dinamarca, ha pasado su primera noche en la prisión de Neumünster.

Publicidad

Cuatro meses y 23 días. Un total de 146 jornadas ha durado la huida de la justicia del 130º presidente de la Generalitat de Cataluña. Carles Puigdemont, que ha pasado este domingo su primera noche en la prisión de Neumünster, en Alemania.

La policía federal alemana detuvo este domingo a Puigdemont, a las 11.19 horas en Kiel, capital de Schleswig-Holstein. El ‘president’ cesado fue arrestado en una gasolinera de la carretera A7 cuando se dirigía dirección sur hacia Hamburgo, procedente de Helsinki (Finlandia).

El vehículo del líder de Junts per Catalunya había entrado 30 kilómetros antes en territorio alemán por la frontera de Dinamarca. El desenlace del apresurado y temerario trayecto que Puigdemont había iniciado en Helsinki la noche del viernes, en cuanto supo de la euroorden, demuestra que la Policía Nacional y el CNI controlaban en todo momento sus movimientos y se decidieron a actuar cuando el ‘expresident’ se encontró en el país cuya legislación convenía más a las autoridades españolas para acelerar su extradición.

La policía germana culminó una operación coordinada entre los servicios secretos españoles y la Oficina Federal de Investigación Criminal germana, y pusieron a Puigdemont en manos de la fiscalía de Schleswig-Holstein, el land más septentrional del país, donde se produjo la detención.

LOS PLAZOS DE ENTREGA

El primer trámite que deberá cumplir el ‘expresident’ será comparecer hoy ante el tribunal administrativo del estado federado, cuyo cometido es comprobar la identidad del detenido, entre otras formalidades. El procedimiento de análisis de la euroorden y la eventual extradición suele demorarse en estos casos una media de entre 15 y 45 días, pero podría llegar a los dos meses.

El fin de la fuga ha abierto un proceso de tempos inciertos en el que el Gobierno y la justicia española batallarán por una extradición lo más rápida posible que, en cambio, los abogados de Puigdemont intentarán neutralizar.

La detención de Puigdemont provocó todo tipo de reacciones políticas en Twitter este domingo:

Publicidad

Comentarios