Si Puigdemont no había perdido la cabeza ya, ahora sí lo ha hecho. El expresidente catalán ha cuestionado el trabajo del CNI y ha insinuado que permitieron los atentados de La Rambla y Cambrils.

Publicidad

Desde Bruselas, el show de este lunes llegaba al manifestar su “desconfianza” en el sistema de seguridad del Estado y afirmaba que no sabe si la “deslealtad” del CNI ha impedido “evitar un atentado y muchos muertos”.

En una entrevista para el digital ‘El Nacional’, Puigdemont se ha referido a los contactos entre el CNI y el imán de Ripoll considerado el cerebro de los atentados de Cataluña del pasado verano.

Para Puigdemont, la relación del CNI con el imán “abre muchas preguntas” y “crea muchas desconfianzas en el sistema de seguridad español”. El expresidente catalán se aventura a asegurar que “no han sido leales a los ciudadanos” y que por culpa de “esta deslealtad, no sabemos si no hemos podido evitar un atentado y muchos muertos, no lo sabemos”.

Además, se pregunta si la Policía Nacional y la Guardia Civil pueden garantizar la seguridad de todos los ciudadanos catalanes

Las declaraciones de Puigdemont han provocado decenas de comentarios críticos. La mayoría da por hecho que el expresidente catalán ha terminado de perder la cabeza. Y es que antes de haber cuestionado el trabajo del CNI y señalarles como posibles culpables incluso del atentado, ya sorprendió este pasado fin de semana asegurando que Cataluña tendría que hacer un referéndum para salir de la Unión Europea. A ellos se sumaba el hecho de sentirse aún como presidente de la Generalitat.

Algunos incluso animan al Gobierno a denunciar a Puigdemont por delitos de odio y otros simplemente se cuestionan si alguien que ha perdido la cabeza puede liderar una lista electoral.

Publicidad

Comentarios