Carles Puigdemont se ha puesto este sábado de nuevo la soga al cuello compartiendo una nueva web en la que saber dónde votar el 1-O. Tras ordenar el TC el cierre de la página, el presidente catalán arremete con un tuit que le condena aún más si cabe, dando una dirección alternativa.

Publicidad

“No se pueden poner puertas al campo”, reza el tuit que ha enviado Puigdemont a primera hora de la mañana de este sábado en su perfil de Twitter. En él, además, el presidente catalán comparte la dirección web en la que los catalanes pueden saber dónde tienen que ir a votar el próximo 1 de octubre, si quieren participar en el referéndum ilegal.

Un tuit que condena aún más si cabe a Puigdemont, que se salta de nuevo la decisión del TC, que ordenaba este viernes cerrar la web abierta hace unos días en el que los catalanes podían comprobar qué centro electoral les había tocado para participar en el referéndum.

La magistrada Mercedes Armas era quien ordenaba ha ordenado a la Guardia Civil la retirada de la página porque “facilita información que permite la celebración del referéndum”, declarado ilegal por el Constitucional. En su auto, la juez recuerda que ella misma acordó como medidas cautelares el cierre de dos webs relativas a la organización del referéndum que “a todas luces soslayaban los mandatos del Tribunal Constitucional” dado que informaban de la ley de la consulta y abrían un registro para recabar voluntarios.

La juez, que ha tenido conocimiento de esta web por los medios de comunicación, ha ordenado también a la Guardia Civil que la bloqueara y no permitiera el acceso público a la misma.

Por eso, y saltándose de nuevo una resolución del TC, Puigdemont lanzaba un tuit con una nueva dirección, esperando que pese a los cierres, los catalanes que quieran acudir al referéndum sepan dónde ir.

El tuit enviado sólo enfanga otro poco más a un Puigdemont que no parece dispuesto a cancelar el referéndum ilegal y que se pone la soga al cuello una vez más, pues las consecuencias jurídicas de sus acciones le llegarán tras el 1-O.

Publicidad

Comentarios