Nueva maniobra de Carles Puigdemont. Junts per Catalunya ha retirado la solicitud del candidato a la presidencia de la Generalitat del voto delegado en el pleno de investidura.

Publicidad

El grupo parlamentario de Junts per Catalunya (JxCat), ha registrado este martes un escrito en el Parlament según el cual retira la petición de voto delegado del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para la investidura, aún sin fecha. Se mantiene la petición de delegación a la cámara catalana de los otros cuatro diputados fugados a Bruselas (Serret, Puig, Comín y Ponsatí).

De esta forma, la formación anula la petición que hizo la semana pasada para el debate de investidura y en la que solicitaba poder delegar el voto en la figura del diputado y número cuatro de la lista de JxCat, Jordi Turrull, al contemplar la posibilidad de que el presidente cesado permaneciera en Bruselas durante dicho debate.

No está claro qué pretende Puigdemont con esta nueva maniobra. Desde su partido aseguran que la decisión permite “mantener otros escenarios abiertos”, incluso el de intentar una investidura presencial, y que “siempre están a tiempo” de presentar de nuevo la solicitud.

La oposición interpreta la retirada del voto delegado de Puigdemont como una estrategia para que la petición no pueda ser impugnada. Con esta maniobra, quiere evitar que el Gobierno y los partidos de la oposición en el Parlament puedan impugnar, antes de celebrarse, el pleno de investidura cuyo único candidato y propuesta oficial es la suya. Y que el presidente, Roger Torrent, tiene de plazo máximo para convocarlo el 31 de este mes.

EN MANOS DE LA MESA

Un informe de los letrados de la Cámara sostiene que esta delegación de voto sería contraria al reglamento del Parlament, pero los mismos letrados esgrimen que la última decisión la tiene la Mesa, al ser el órgano rector. En ella, cuatro de los siete miembros son de JxCat y ERC, por lo que la resolución está en manos independentistas.

Este martes, la Mesa del Parlament ha decidido posponer su respuesta a la solicitud de los diputados encausados en Bélgica para votar en el pleno de investidura delegando el voto en otro diputado. Consideran que se puede abordar “más adelante”.

El voto de los cinco huídos es clave, ya que, sin ellos, las fuerzas en Parlament están igualadas: hay 65 diputados no independentistas que rechazan la investidura de Puigdemont y 65 independentistas que están dispuestos a hacerla efectiva.

“NI EN EL MALETERO DE UN COCHE”

Este martes, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado que las Fuerzas de Seguridad del Estado aportan información a la Fiscalía y realizan seguimientos sobre Puigdemont desde que se fugó a Bélgica para evitar que “pueda cruzar la frontera en helicóptero, en barco o en un maletero de un coche”.

“Estamos trabajando para que eso no pueda ocurrir, estamos sin duda muy preocupados”, ha dicho en una entrevista en ‘Espejo Público’ (Antena 3).

Publicidad

Comentarios