Este jueves quedará para el recuerdo como una de las jornadas más surrealistas en la historia de la política española. Todo por la indecisión del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que pasó de anunciar a los suyos que convocaba elecciones autonómicas a descartarlas y encaminarse hacia la declaración de independencia.

Publicidad

Los independentistas pasaron de la absoluta indignación a la esperanza. Cuando se supo que Puigdemont iba a comparecer para anunciar elecciones anticipadas, desde sectores de la CUP y ERC le llamaron de “traidor” para arriba e incluso dos diputados de su partido, el PDeCAT, anunciaron que se daban de baja.

Después retrasó una hora esa comparecencia y, más tarde, la acabó suspendiendo. Finalmente compareció por la tarde para anunciar que no convocaba elecciones porque no tenía “garantías” de que el Gobierno retirara el artículo 155 y trasladó al Parlament la decisión de declarar la independencia.

Todos estos vaivenes en un día de auténtica locura quedaron reflejados en la cuenta de Twitter del exdiputado de la CUP Antonio Baños, y más concretamente de su foto de perfil, que vivió hasta seis cambios a lo largo del día.

Cuando supo que iba a convocar elecciones, puso una imagen de Puigdemont boca abajo, que acompañó del siguiente mensaje: “Que Puigdemont vaya personalmente a explicar su ‘decisión’ a los 1066 heridos del 1-O. A ver si tiene valor. Nos han robado en un despacho lo ganado en las urnas”.

Después, durante la tarde, y mientras el presidente catalán se lo pensaba, fue enderanzo poco a poco esa foto, hasta ponerla completamente boca arriba cuando Puigdemont compareció para descartar los comicios autonómicos. “Perdón, president”, escribió también.

Para terminar el día cambió de nuevo su foto de perfil y esta vez fue al Rey Felipe VI al que puso boca abajo:

Publicidad

Comentarios