El Rey Felipe VI ignoró y silenció las protestas y el plantón de Colau y Torrent apelando en su discurso a la “cooperación institucional”. Lo hace en un momento en que se duda de la continuidad del Mobile World Congress en Barcelona.

Publicidad

El “compromiso y colaboración” entre administraciones ha permitido que el Mobile World Congress (MWC) llegue de nuevo a Barcelona. Es lo que ha resaltado el Rey Felipe en su discurso de inauguración de esta cita imprescindible.

Para Don Felipe, esta es su primera visita a la ciudad desde que el pasado 27 de agosto. Entonces, encabezó la manifestación tras los atentados de las Ramblas y Cambrils. Este domingo, presidió en el Palau de la Música la cena de inauguración oficial del Mobile World Congress. Un acto marcado por la tensión política y el plantón de Colau y Torrent a la presencia del monarca.

El Rey quiso ignorar y silenciar esas protestas con un discurso con el que respaldó al MWC. Algo que lleva haciendo desde su primera edición, en 2006. De manera rotunda, apeló a que Barcelona siga siendo los próximos años la capital mundial del móvil: “El año que viene nos volveremos a encontrar”, dijo.

“Cooperación institucional”

Sólo en un momento dado, el discurso del Rey pudo interpretarse en tono político. El monarca apuntó que el trabajo conjunto de las administraciones hacía posible el MWC: “La  cooperación institucional con objetivos claros y en beneficio de todos es una clave evidente de este éxito”.

En una advertencia velada de lo que podría pasar si esa cooperación no continúa, Don Felipe aseguraba que “este compromiso firme de nuestras administraciones, corporaciones y compañías debe ser siempre un propósito esencial para que este encuentro siga consolidando de cara al futuro su proyección e influencia a todo el mundo; y lo haga desde aquí mismo, desde Barcelona”. Una parte del discurso leída en catalán, después de usar también el español y el inglés.

Publicidad

Comentarios