Una escena lésbica entre la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha hecho las delicias de los separatistas en los carnavales de Ripoll (Gerona).

Publicidad

Después de que el separatismo pusiera el grito en el cielo con la chirigota del Carnaval de Cádiz en el que se decapitaba figuradamente al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, ahora ven con buenos ojos la carroza que ha desfilado en el Carnaval de Ripoll (Gerona).

En ella hay dos figuras gigantes de cartón que corresponden a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y a la líder de Ciudadanos en Cataluña y ganadora de las elecciones del pasado 21 de diciembre, Inés Arrimadas.

Ambas llevan una escoba y un sombrero de bruja y aparecen semidesnudas, cubiertas por únicamente por un delantal. La mano libre que tiene la supuesta Santamaría se encuentra en los genitales de Arrimadas, como si se los estuviese acariciando.

Por su parte, la dirigente ‘naranja’ le introduce dos dedos en el ano a la vicepresidenta. A los pies de ambas mandatarias hay lazos amarillos en apoyo a los dirigentes independentistas que se encuentran en prisión.

Varios usuarios de Twitter han criticado esta obscena caricatura del Carnaval de Ripoll:

Publicidad

Comentarios