Al menos 35 heridos leves y mucha tensión en el intento de asalto a la Delegación del Gobierno en Barcelona. Decenas de manifestantes se enfrentaban a la Policía y los Mossos tras encarcelar el juez Llarena a los exconsejeros catalanes.

Publicidad

Según datos del Sistema de Emergencias Médicas, hasta 35 personas tuvieron que ser atendidas este pasado viernes a las puertas de la Delegación del Gobierno en Barcelona. La mayoría de ellas de poca gravedad.

Los Mossos y la Policía tuvieron que cargar contra los 10.000 manifestantes, según la Guardia Urbana, para evitar el asalto a la Delegación. Una protesta contra el encarcelamiento de los cinco exconsejeros de la Generalitat.

Después de que el juez Llarena decretase prisión sin fianza para Rull, Romeva, Bassa, Forcadell y Turull, se desencadenaban varias protestas en Cataluña. Organizados por las diferentes entidades independentistas, quedaron a las puertas de la Delegación para intentar asaltarla.

La movilización provocó muchos momentos de tensión. Sobre todo, cuando los Mossos blindaron los accesos al edificio de la Delegación para impedir el asalto. También tuvieron que disparar proyectiles al aire para dispersar a los concentrados.

Momentos recogidos en Twitter, donde como siempre, depende del ojo con que se mire. Mientras los independentistas cargaban por la supuesta violencia policial, los constitucionalistas recogían las provocaciones de los manifestantes a los agentes.

Publicidad

Comentarios