La Mesa del Parlament ha aplazado de nuevo la admisión a trámite de la reforma de la Ley de Presidencia que propugna JxCat, pensada para permitir una investidura a distancia de Carles Puigdemont.

Publicidad

Nuevo varapalo a los planes de Carles Puigdemont. La Mesa del Parlament ha decidido este martes no tramitar la reforma de la Ley de la Presidencia para investir a distancia al expresidente de la Generalitat y ha pedido un informe a los letrados sobre este asunto.

La decisión se ha tomado tras un acuerdo previo de ERC y JxCat, que tienen la mayoría en la Mesa. La reforma, impulsada por JxCat, busca investir a Puigdemont presidente de la Generalitat sin que deba comparecer ante el pleno, lo cual choca con la interlocutoria del Tribunal Constitucional (TC) sobre la investidura.

En el informe que han pedido a los letras se pregunta qué posible afectación tendría tramitar esta ley, ante la interlocutoria del TC; y también qué posibles consecuencias acarrearía para los miembros de la Mesa que avalaran la tramitación.

Puigdemont no contempla regresar por ahora, y JxCat busca modificar la normativa para investir a su candidato aún estando en Bruselas. Para ello habían pedido que la modificación de la ley se tramitara con la máxima urgencia y que se aprobara en el pleno por lectura única. Los letrados deberán “interpretar” si esto es compatible con lo dictado por el TC.

LA REFORMA

La reforma que propone el grupo de Puigdemont quiere que el candidato a la Presidencia pueda “autorizar, por mayoría absoluta, la celebración del debate de investidura sin la presencia o sin la intervención” personal, pudiendo hacerlo por escrito o por cualquier otro medio previsto en el reglamento de la Cámara.

También pide añadir un apartado a la ley para que todos los órganos del Govern puedan “constituir, convocar, celebrar sus sesiones, adoptar acuerdos y remitir actas tanto de forma presencial como a distancia”, lo que habilitaría a Puigdemont a dirigir el Ejecutivo desde Bélgica.

Publicidad

Comentarios