El que fuera mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, no irá a prisión preventiva por su presunta participación en la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre de Cataluña. La jueza le ha dejado en libertad sin fianza, pese a la petición de 50.000 euros solicitada por la Fiscalía.

Publicidad

La jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha dejado en libertad al exjefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero y le ha mantenido las medidas cautelares que ya le impuso el pasado 16 de octubre: comparecencias quincenales en el juzgado más cercano, retirada de pasaporte, prohibición de salida del territorio nacional e indicación de un teléfono de contacto donde esté localizable, según han informado fuentes jurídicas.

De este modo, la magistrada ha desoído la petición inicial de la Fiscalía, que había solicitado, al finalizar la comparecencia de Trapero, que le dejase en libertad, pero bajo fianza de 50.000 euros. Trapero ha estado declarando durante casi dos horas y media ante la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, que le imputa un segundo delito de sedición, esta vez por la “total inactividad” de los Mossos para evitar el referéndum independentista del 1 de octubre.

El exjefe de la policía autonómica catalana ya estaba imputado por sedición, en concreto por los incidentes ocurridos los pasados 20 y 21 de septiembre, durante los registros en sedes de la Generalitat. Pero ahora la magistrada ha decidido ampliar la investigación al día del referéndum.

Más de cuatro meses después de su última declaración, en los que Trapero ha sido apartado de su cargo al frente de los Mossos tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, Lamela ha recibido nuevos indicios sobre la “total inactividad” de la policía autonómica el día del referéndum al constatar que existió un “plan premeditado para evitar actuar”.

Un plan que, según el auto de Lamela en el que citó a Trapero para este viernes, “procedía de la cúpula policial de Mossos d’Esquadra”, cúpula comandada por el exmayor y “en conexión directa con los miembros del comité estratégico” de la hoja de ruta secesionista.

Igualmente, Lamela llamó a declarar al exjefe policial tras conocer la versión del coronel de la Guardia Civil responsable del operativo del 1-O, Diego Pérez de los Cobos, quien dijo que la cúpula de los Mossos incumplió la orden de evitar la celebración de la consulta.

De los Cobos ratificó la versión prestada el 1 de febrero ante el magistrado del Tribunal Supremo que investiga a 28 personas por el ‘procés’ catalán, Pablo Llarena. En su testifical, el coronel detalló todos los obstáculos que tanto Trapero como el exconsejero del Interior de la Generalitat Joaquim Forn -actualmente en prisión- fueron poniendo durante la preparación y posterior ejecución del operativo policial.

De Trapero dijo que en una conversación mantenida entre ambos el 1-O, el exjefe policial le llegó a decir que se limitara a la coordinación porque él era “el mando”, en sintonía con lo descrito por la jueza de la Audiencia Nacional en su nuevo auto de citación de Trapero.

LLEGA ACOMPAÑADO ÚNICAMENTE DE SU ABOGADA

El exjefe de los Mossos d’Esquadra ha llegado pasadas las 8.30 horas a la Audiencia Nacional.

El exjefe policial ha llegado solo, únicamente acompañado por su equipo de defensa, a diferencia de otros imputados por el proceso independentista, que cuando fueron a declarar al Tribunal Supremo estuvieron arropados por diputados y senadores de las formaciones independentistas, así como simpatizantes.

Así se ha visto precisamente esta misma semana con las comparecencias en el alto tribunal del expresidente catalán Artur Mas, Marta Rovira (ERC), Marta Pascal (JuntsxCat) y la expresidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) Neus Lloveras.

Sin embargo, las tres veces que Trapero ha tenido que presentarse ante la jueza de la Audiencia Nacional, ningún político o simpatizante del denominado ‘procés’ ha acudido a apoyarle.

Las dos ocasiones anteriores, los únicos concentrados ante el tribunal habían acudido a jalear a los líderes de las entidades independentistas ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente.

Publicidad

Comentarios