Venezuela ha tomado una decisión inédita, echar a Jesús Silva, embajador español en Caracas. La razón no es otra que “las agresiones” al Gobierno venezolano, según el Ejecutivo de Maduro.

Publicidad

El canciller bolivariano, Jorge Arreaza, era quien anunciaba la decisión drástica de nombrar persona ‘non grata’ a Jesús Silva Fernández. En su cuenta de Twitter, Arreaza comunicaba que Silva tendrá 72 horas para abandonar el país.

Según el Gobierno de Venezuela, el embajador ha realizado “continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia en los asuntos internos” del país.

La decisión es totalmente revolucionaria, conlleva la expulsión de Silva y se toma después de las sanciones de la Unión Europea contra siete altos dirigentes chavistas.

En el comunicado de Venezuela se muestra su “categórico rechazo” a las declaraciones de Rajoy de este pasado miércoles. En ellas, el presidente del Gobierno señalaba que “las medidas restrictivas, contrarias a los más elementales principios del Derecho Internacional, que ha aplicado de manera errática y unilateral la Unión Europea contra altos funcionarios y jefes de poderes públicos venezolanos”. Y se acusa directamente al Gobierno español de estar detrás de esas sanciones, a fin de cumplir “órdenes” de EEUU.

En España, Dastis ya ha dado a entender que se responderá de la misma manera, expulsando así al embajador venezolano en Madrid.

En Twitter, Jesús Silva no se pronuncia desde el pasado 8 de enero. Y tampoco lo ha hecho este jueves, tras conocer la decisión del Gobierno de Venezuela.

Relaciones convulsas

Las relaciones entre Venezuela y España han sido muy tensas desde que la autodenominada Revolución bolivariana tomó el poder en 1999. Sobre todo, durante los gobiernos de Aznar y Rajoy.

Periódicamente, se han intercambiado acusaciones y se ha llamado al orden en ambos países al embajador del otro.

Publicidad

Comentarios