El bar ‘El Galliner’, situado en Calella, se ha hecho famoso en redes por su veto ilegal a Policía y Guardia Civil. El dueño posaba presumiendo de no servir a fuerzas que no fueran autonómicas, lo que ha provocado la reacción y críticas de muchos.

Publicidad

Calella se ha convertido en uno de los focos de mayor conflicto en Cataluña por la presencia de Policía y Guardia Civil. A las presiones y amenazas independentistas y la expulsión de los hoteles de muchos de los agentes que se alojaban en esta localidad, ahora se une el veto de un conocido bar del lugar.

Situado en el carrer de l’Esglesia 275, ‘El Galliner’ se ha convertido en un ejemplo más del odio que está generando el proceso independentista. Su dueño posaba orgulloso junto a la pizarra que han colocado en el exterior del local, en el que dejan muy claro que no admiten a Policía ni Guardia Civil.

“No servimos a las fuerzas del orden público no autonómicas. Tampoco queremos sus servicios. Gracias”, reza el cartel junto al que posa en redes sociales orgulloso el dueño del bar.

Un mensaje que conlleva un veto que es ilegal, pues el derecho de admisión está limitado en España para, precisamente, evitar delitos de odio como podría ser el caso, ya que la orden de no atender a Policía y Guardia Civil no atiende a razones contempladas en el reglamento.

La foto ha provocado todo tipo de críticas. La mayoría, además, ha intentado promover un boicot contra el bar e, incluso, en Forocoches se han dedicado a dejar comentarios negativos en su página de Facebook. Algo que el dueño de ‘El Galliner’ ha denunciado ya a los Mossos.

Publicidad

Comentarios