El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se ha visto envuelto en una nueva polémica al haberse fotografiado durante su visita a las Antillas francesas con un joven que acaba de salir de prisión y otro que hace un gesto obsceno con el dedo.

Publicidad

Una fotografía del presidente de Francia, Enmanuel Macron, en la que posa con dos jóvenes negros ha causado un gran revuelo en el país. Marine Le Pen, líder del partido ultraderechista Reagrupación Nacional (antes llamado Frente Nacional) ha tachado la imagen de “imperdonable”.

La instantánea fue tomada este domingo durante la visita de Macron a la isla caribeña de San Martín, en las Antillas francesas. En ella, uno de los jóvenes que posan junto al mandatario hace un gesto obsceno al levantar el dedo corazón. El otro es un chico que acaba de salir de prisión.

“Ni siquiera podemos encontrar palabras para expresar nuestra indignación, Francia no merece esto. ¡Es imperdonable!”, ha indicado Le Pen junto a la fotografía en su cuenta de Twitter.

Pero no ha sido la única. Otros políticos de este partido de extrema derecha han criticado la imagen. Y también de otras formaciones. Macron “se está convirtiendo en un actor de cine y se está equivocando de papel”, lamentó Geoffroy Didier, diputado europeo del principal partido opositor, el centro-derechista Los Republicanos (LR), que critica especialmente que el jefe de Estado se dejase fotografiar con un condenado por asalto.

Por su parte, Robert Ménard, cofundador de Reporteros Sin Fronteras y elegido alcalde de Béziers con el apoyo de Reagrupación Nacional, lamentó que “los jirones de dignidad se pierdan en la noche de la vulgaridad” y que “el disfraz del presidente se ha vuelto demasiado amplio”.

Las explicaciones de Macron

El propio Macron aclaró ante la prensa que la foto se la hizo después de que los dos jóvenes le trajesen a una chica con discapacidad que quería saludarle. Asimismo, contó de dónde venían los dos: el que hizo el gesto estudia formación profesional y el otro acaba de abandonar la prisión por robo y está en búsqueda de empleo.

Macron aprovechó la ocasión para aleccionar al que salía de la cárcel: “No tienes que quedarte así y hacer tonterías de nuevo. Los robos, se acabaron. ¿No lo olvidarás? Debemos reconstruir. Tu madre se merece algo más que eso!”, le dijo ante los ojos de su madre, que después recibió el abrazo del mandatario.

Como respuesta al revuelo que ha provocado esa foto, Macron señaló: “Lo que me hizo ganar a Marine Le Pen (derrotada en las presidenciales de 2017) es el hecho de que amo a cada hijo de la República, a pesar de las tonterías que puedan haber hecho“.

El presidente francés añadió que “hay que dejar de pensar” que porque la juventud de “un cierto color” -en alusión a los chicos negros con los que se fotografió- se haya equivocado alguna vez en su vida, no puedan aprender de sus errores.

“No hacemos ningún caso al discurso del odio. Marine Le Pen no está con la gente. Ella es la extrema derecha y la extrema derecha no es la gente de la calle. Soy el presidente de la República y no dejaré abandonada a la gente”, zanjó.

Publicidad

Comentarios