Mesut Özil ha anunciado que deja la selección de Alemania al haber sentido “racismo” y “falta de respeto” tras haberse hecho una foto con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

Publicidad

Mesut Özil ha anunciado su renuncia a la selección de Alemania. El futbolista lo hace tras la polémica suscitada por su fotografía del pasado mes de mayo junto al presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

“Después de estos acontecimientos y muchas deliberaciones he tomado esta decisión. No jugaré más con Alemania mientras tenga esta sensación de racismo y falta de respeto. He vestido la camiseta de Alemania con orgullo y emoción, pero ahora ya no”, ha explicado el exjugador del Real Madrid, ahora en el Arsenal, que ha jugado 92 partidos con la ‘Mannschaft’ desde su debut, en febrero de 2009.

“Ha sido una decisión muy difícil porque siempre lo he dado todo con mis compañeros y el cuerpo técnico y la buena gente de Alemania. Pero cuando altos cargos de la DFB [la Federación Alemana de Fútbol, en sus siglas germanas] me han tratado como lo han hecho, con falta de respeto hacia mis raíces turcas y me han acusado injustamente de propaganda política, entones ya basta. (…) el racismo no debería ser nunca, nunca aceptable”, añade.

Unas horas antes de este comunicado, Özil, de 29 años y hasta ahora una pieza clave en el conjunto que entrena Joachim Löw, había explicado que “volvería” a hacerse “esa foto” con el dirigente turco. “Para mí, hacerme una foto con el presidente Erdogan no tiene nada que ver con la política o con las elecciones, sino con el respeto hacia el máximo cargo del país de mi familia”, explicaba el zurdo, hijo de inmigrantes, que en la famosa sesión estuvo acompañado por el también futbolista Ilkay Gündogan.

La imagen se interpretó entonces como un apoyo explícito a la campaña por la reelección de Erdogan, quien mantiene unas relaciones más que tensas con la canciller Angela Merkel. El seleccionador, Joachim Löw, decidió mantenerlo tanto a él como a Gündogan en el equipo nacional y la propia Merkel expresó en un momento dado su deseo de que la afición dejara de abuchearles cada vez que saltaban al terreno de juego.

Durante muchos años, a Özil se le consideró una referencia del colectivo germano-turco, el más numeroso en Alemania, con tres millones y medio de personas, la mitad de las cuales conserva su derecho a voto en Turquía. La controversia acompañó a ambos internacionales durante todo el Mundial y persistió tras la eliminación prematura de la selección, que defendía el título, en la fase de grupos de Rusia.

Tengo dos corazones, uno alemán y otro turco. Nací y fui educado en Alemania. ¿Por qué hay gente que sigue sin aceptar que soy alemán?“, se pregunta el centrocampista, quien jugó en el Schalke y el Werder Bremen, luego en el Real Madrid y actualmente milita en el Arsenal.

La foto de Özil y Ergogan, tomada el 13 de abril en Londres, que ha generado la polémica y, a la postre. que el jugador deje la selección alemana
La foto de Özil y Ergogan, tomada el 13 de abril en Londres, que ha generado la polémica y, a la postre. que el jugador deje la selección alemana

CRÍTICAS DE LA FEDERACIÓN

El mánager de la selección, Oliver Bierhoff, y el presidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), Reinhard Grindel, llegaron a reprocharles a posteriori que no hubieran explicado su proceder antes del Mundial, lo que se interpretó como una forma de echarles las culpas por la eliminación.

Özil explicó que se habría hecho esa foto con un presidente turco, independientemente de quién fuera éste, y afirmaba que él es simplemente un futbolista, no un político.

Sostenía, además, que con Erdogan hablaron “exclusivamente de fútbol” y recordaba que la única vez que se había encontrado anteriormente con el presidente turco fue precisamente junto con Merkel, en ocasión de un partido entre las selecciones alemana y turca.

Publicidad

Comentarios