Dos camiones han sido sorprendidos transportados casi 300 cadáveres por el estado de Jalisco, en México. Pero, ¿qué esconde esa práctica? Ni más ni menos que la saturación por la violencia.

Publicidad

El pasado sábado, los vecinos de Paseos del Valle, un municipio del estado de Jalisco, en México, descubrían un camión del que se desprendía un olor nauseabundo. El motivo lo revelaban poco después: en su interior se hallaban 157 cadáveres.

Este miércoles, se sabía que otros camiones refrigerados transportaban también cuerpos sin vida por el estado. Lo que esconde esta práctica no es otra cosa que el repunte de homicidios en Jalisco.

Una violencia casi sin precedentes que ha tenido que reconocer el Estado. Además, han admitido que este tipo de vehículos son utilizados como medida temporal para almacenar los cadáveres ante la saturación de las morgues locales.

“En Jalisco tenemos poco más de 800 cuerpos sin ser identificados por sus familiares, de tal suerte que ya no caben”, aseguraban. Algo que provoca que haya personas dadas por desaparecidas durante años. Las autoridades de este estado mexicano registraban 1.582 asesinatos durante 2017, lo que representa una tasa de 20 homicidios cada 100.000 habitantes.

No son pocos los que han encontrado a familiares en institutos forenses o fosas comunes porque los cadáveres no fueron debidamente identificados. Colectivos especializados se encargan ya de llevar sus propios registros y revisar cada semana los cuerpos sin vida que llegan a las morgues.

Solución paliativa

Los camiones refrigerados se han convertido en una solución paliativa al problema por la falta de recursos. También por la construcción sin terminar de un segundo panteón para albergar los cadáveres no identificados en Jalisco.

El Gobernador del Estado, Aristóteles Sandoval, ha destituido ya al director del instituto forense, Luis Octavio Cotero. Éste reconocía que los camiones con los casi 300 cadáveres llevaban días dando vueltas por Jalisco.

“La capacidad de los refrigeradores es de 72, pero tienen 144 porque había que forzar un poquito la capacidad; es demasiada la demanda de atención a estos cuerpos”, ha dicho Cotero. “Nosotros no tenemos recursos para contratar ese tipo de servicio, ni la bodega donde estuvieron. No fue de mi conocimiento, ni información”, añadía.

Publicidad

Comentarios