Las víctimas de Génova comienzan a tener nombres e historias. Los 38 muertos, entre ellos tres menores, dejaron sus vidas bajo el puente Morandi, que se vino abajo el pasado martes.

Publicidad

El balance de víctimas mortales podría ascender aún. Pero, de momento, ya se conoce que hasta 38 personas han perdido la vida en el derrumbe del puente Morandi, en Génova. Sus nombres e historias se van conociendo a poco a poco.

Desde un futbolista amateur de la ciudad a cuatro amigos que viajaban a España. Entre todos ellos, tres menores de 8, 12 y 13 años. Vidas arrancadas en una tragedia de la que Italia tardará tiempo en recuperarse.

Andrea Cerulli

Jugador amateur del Genoa Club Portuali Voltri. Su equipo le despedía con una foto en la que aparece junto a su hijo. El propio club confirmaba su muerte en su web, explicando que había fallecido cuando iba a trabajar.

Luigi Matti

Padre de cuatro hijos, fue uno de los primeros identificados. Tenía 35 años y su cuerpo fue encontrado entre los escombros del puente. Fue alcalde de la ciudad de Borghetto Santo Spirito, aunque vivía en Génova. Estaba viajando por el viaducto cuando se derrumbó. Iba en su camioneta, ocupado con su trabajo, como diariamente hacía. A sólo unos días de coger vacaciones.

Luigi Matti
Luigi Matti

Juan Carlos Pastenes y Nora

Originario él de Chile, llevaba 30 años viviendo en Italia. De profesión chef y a sus 64 años fallecía junto a su mujer, Nora, que viajaba con él.

Junto a ellos, otro chileno moría también en la tragedia, Juan Figueroa, de 60 años. Aunque, que se sepa, no conocía a los anteriores.

Juan Carlos Pastenes y Nora
Juan Carlos Pastenes y Nora

Bruno y Mirko

Bruno Casagrande y Mirko Vicini trabajaban para la empresa municipal ambiental Amiu. Estaban trabajando con su furgoneta justo debajo del puente Morandi cuando se desplomó. Y es que la empresa tiene su entrada en ese lugar precisamente. Los servicios de emergencias aseguran que ni siquiera se dieron cuenta de lo que sucedía. El puente se les vino abajo sin que pudieran reaccionar. Fueron enterrados por las enormes rocas de hormigón en segundos.

También fallecieron Alessandro Campora, trabajador de la empresa Aster, y Vicenzo Licata. Poco se sabe de sus vidas.

Los Robbiano

Roberto Robbiano, de 45 años; su mujer, Ersilio Piccino; y su hijo, Samuele, de 8 años, también se dejaron la vida en Morandi. Los tres iban en un coche que cayó más de 40 metros, falleciendo en el acto. Iban de camino a Cerdeña, donde iban a disfrutar de unas vacaciones familiares.

Roberto Robbiano y Ersilia Piccino con su hijo, Samuele
Roberto Robbiano y Ersilia Piccino con su hijo, Samuele

Elisa

La llamaban ‘Ely’ y, a sus 34 años, viajaba en su coche por el puente cuando éste se colapsó. Fueron sus amigos quienes lanzaron un llamamiento en redes sociales para localizarla tras no saber nada de ella. Poco después les confirmaban su fallecimiento en la tragedia de Génova.

Elisa Bozzo
Elisa Bozzo

Nathan, Melissa, Axelle y William

Entre las 38 víctimas mortales, cuatro ciudadanos franceses, de entre 20 y 22 años. Nathan Gusman, Melissa Artus, Axelle Nemati y William Pouzadoux viajaban desde Montpellier a Cerdeña. Iban a disfrutar allí de sus vacaciones. Sin embargo, no pudieron llegar, quedando atrapados entre los escombros del Morandi.

Matteo, Giovanni, Gerardo y Antonio

Iban a irse en avión pero un cambio de última hora hizo que cogieran el coche. Los cuatro amigos ponían rumbo a España. Querían pasar unos días entre Niza y Barcelona. Su vehículo fue de los que cayó al vacío, truncando sus vidas.

Como ellos, Franceco Bello, que también se encontraba de viaje. A sus 41 años, fue encontrado muerto en su Audi A3.

Marta y Alberto

Ella, de 29 años, trabajaba en el hospital Santi Antonio y Biagio en Alessandria. Él tenía 32 años. Ambos, pareja, estaban comprometidos y con planes de boda y futuro. El puente de Génova dejaba todos sus sueños sin poder cumplirse.

Marta Danisi y Alberto Fanfani
Marta Danisi y Alberto Fanfani

Marius y Edy

Los dos hombres, de origen albanés, también están entre las víctimas. Marius Djerri, de solo 22 años, era el jugador más joven del Corni de Corniglianese. Iba junto a su amigo Edy Bokrina en una furgoneta. Ambos se dirigían a trabajar.

Stella y Carlos

Stella Boccia, de 25 años y natural de Monte San Savino. Moría junto a su novio, Carlos Jesús Ezaro Trujiilo, de 27 años y origen peruano. Él era chef en un restaurante de Italia y ambos volvían de unas vacaciones de ensueño juntos.

Stella Boccia y Carlos Jesús Ezaro Trujllo
Stella Boccia y Carlos Jesús Ezaro Trujllo

Gennaro

De 43 años, regresaba a casa, donde le esperaba su mujer y sus dos hijos, después de conducir su camión desde Francia. Era responsable del transporte de frutas y verdudas de una empresa de Nápoles. Nunca pudo llegar a su destino.

Los Vittone

Otra familia rota cuando se iba de vacaciones. Andrea Vittone, de 49 años, viajaba junto a su pareja, Claudia Posetti, de 48. Iban acompañados por los dos hijos de ella, Manuele y Camilla, de 16 y 12 años respectivamente.

El joven Manuele era una gran promesa de la mountain bike y formaba parte de la asociación ciclista Bike Bike, que confirmaba el fallecimiento en su cuenta de Facebook.

Giorgio

También fallecía bajo el puente Morandi Giorgio Donnagio. Natural de Savona, una localidad apenas a 50 kilómetros de Génova, tenía 57 años. Construía barcas de madera y regentaba su propia empresa en el puerto de Andora. Estaba casado y tenía tres hijos. Fue, además, campeón italiano de moto trial.

Giorgio Donnagio
Giorgio Donnagio

Alessandro y Giovanna

Él tenía 50 años y ella 43. Regresaban tras pasar las vacaciones. Ella consta aún como desaparecida oficialmente, pero las esperanzas de encontrarla con vida son prácticamente nulas. Él fue uno de los fundadores del grupo Gast, de aficionados a la astronomía.

Entre las víctimas mortales también se encuentra una mujer de 58 años que trabajaba como funcionaria en Corsico, en la provincia de Milán. Se encontraba de vacaciones en un centro termal de Uscio y, de momento, se desconoce su identidad, aunque han aparecido algunas fotos en la prensa italiana.

Publicidad

Comentarios