El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha pronunciado este miércoles el que ha sido su cuarto y último discurso sobre el Estado de la Unión Europea. La inmigración, los nacionalismos, el terrorismo, el Brexit o la supresión del cambio de hora han sido algunas de las claves de su intervención.

Publicidad

En su último discurso en el debate sobre el Estado de la Unión Europea (UE) en la Eurocámara, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, presentó este miércoles una bateria de propuestas para que la UE sea más fuerte política y económicamente dentro y fuera de sus fronteras.

1.- Inmigración: una nueva policía de fronteras

Juncker propuso reforzar las fronteras exteriores de la Unión Europea con 10.000 guardias adicionales para 2020 y acelerar los retornos de los inmigrantes que no tienen derecho a permanecer en territorio europeo.

El presidente del Ejecutivo comunitario propuso además vías regulares de acceso para los inmigrantes “cualificados”.

2.- Una asociación con África

Fuera de las fronteras, Juncker propuso en nombre de la Comisión “una nueva alianza entre Europa y África, una alianza para la inversión y empleos sostenibles. Esta alianza ayudaría a crear hasta 10 millones de empleos en África en los próximos cinco años”, dijo.

3.- Reforzar el papel del euro en los mercados internacionales

Antes de final de año, el Ejecutivo comunitario presentará además propuestas para reforzar el papel del euro frente al dólar estadounidense en los mercados internacionales.

En su discurso ante la Eurocámara, el político luxemburgués consideró “aberrante” que el Viejo Continente pague el 80 % de su factura energética en dólares cuando solo el 2% de sus importaciones de energía proceden de Estados Unidos y también lamentó que las empresas europeas deban comprar aviones fabricados en el club comunitario pagando en la divisa de la primera economía mundial.

Así, indicó que la iniciativa de la Comisión para fortalecer el rol del euro sería un instrumento “activo de la nueva soberanía europea”.

En cualquier caso, subrayó que para otorgar a la moneda europea un mayor protagonismo internacional es necesario profundizar en la Unión Económica y Monetaria. “Sin una Unión Económica y Monetaria amplia y profunda no tendremos un instrumento creíble para reforzar el papel internacional del euro”, constató.

En cualquier caso, señaló que tras dos décadas de existencia, la divisa se ha convertido en la segunda moneda mundial de referencia y sesenta países han vinculado “de una u otra manera” sus unidades monetarias al euro.

“Pero tendríamos que ir más allá para que despliegue todo su potencial en el panorama internacional y recientemente los acontecimientos nos han demostrado la importancia de ahondar en la Unión Económica y Monetaria y construir mercados de capital profundos”, insistió Juncker.

4.- Normas europeas para evitar injerencias externas en elecciones

A ocho meses de las elecciones al Parlamento Europeo, Juncker anunció que la Comisión Europea propondrá normas para evitar injerencias extranjeras en elecciones democráticas en el territorio de la Unión.

Las posibles injerencias extranjeras en esos comicios, en particular de Rusia, son una preocupación constante para el Ejecutivo comunitario y la Eurocámara, que temen que se reproduzcan fenómenos como el de la consultora Cambridge Analytica en las elecciones estadounidenses de 2015, en las que obtuvo su victoria Donald Trump.

Además, tienen convocadas elecciones legislativas, presidenciales o municipales antes o coincidiendo con las Europeas de mayo de 2019 países de la UE como Luxemburgo, Irlanda, Estonia, Eslovaquia, Finlandia y Bélgica.

“Tendremos que actuar para poder contar con elecciones libres y justas en Europa. Por eso vamos a hacer una propuesta para que haya normas que eviten la manipulación a través de terceros Estados o que defiende intereses privados”, señaló.

En materia de transparencia, el Ejecutivo comunitario espera que la Unión se dote de un “código de conducta” antes de que cierre en 2018 que obligue a partidos políticos, fundaciones y asesores de campañas a detallar “cuánto dinero gastan en campañas de publicidad en línea”.

Además, las formaciones deberán indicar “qué partido o grupo de apoyo político se encuentra detrás del pago de los anuncios políticos” difundidos en Internet y a qué grupos dirigen sus mensajes y, en caso de incumplimiento, la CE solicita a los Estados miembros apliquen sanciones.

De cara a las posibles injerencias en las elecciones europeas de los próximos 23 y 26 de mayo, el Ejecutivo comunitario recordó que ya celebró una primera reunión de coordinación el pasado abril, a la que seguirán otras dos citas en enero y abril de 2019 para fomentar la cooperación entre los Veintisiete.

En lo relativo a la ciberseguridad, la CE subrayó que “los ciberataques suponen un riesgo para los sistemas de las elecciones, campañas, partidos políticos, candidatos y autoridades públicas que pueden alterar la integridad y limpieza de los procesos electorales” y propuso reforzar la cooperación técnica y la red de intercambio de información sobre amenazas electorales digitales.

Por último, la Comisión Europea propuso sanciones financieras del 5 % del presupuesto anual de la UE para los partidos o fundaciones políticas que infrinjan las normas electorales europeas, así como impedir que puedan recibir ayudas europeas en el año en el que se imponga la multa.

5.- Eliminar propaganda terrorista de Internet en una hora

Además, Juncker  se fijó como objetivo que la Unión Europea logre eliminar la propaganda terrorista de Internet en el plazo de una hora. “Los europeos esperan, y con toda razón, que la Unión Europea les proteja. Una hora es el período de tiempo a partir del cual se pueden crear mayores daños”, dijo Jucker en su discurso.

El máximo responsable del Ejecutivo comunitario ya pidió el pasado mes de marzo a los proveedores de Internet como Facebook, Twitter o Youtube, a modo de recomendación, que retiren ese tipo de contenidos en el plazo de una hora desde que las autoridades policiales y Europol hayan alertado de ellos. La CE dijo entonces que prefería que fueran de carácter voluntario pero se dijo dispuesta a legislar si lo creía necesario.

6.- Reforzar la Fiscalía Europea

También en materia antiterrorista, en las líneas maestras del discurso de Juncker este propuso reforzar la Fiscalía Europea, un proyecto comunitario para combatir delitos contra los intereses financieros de la Unión Europea del que actualmente forman parte 22 países, entre ellos España.

“Tenemos que continuar con esa lucha transfronteriza porque los terroristas no conocen las fronteras”, dijo Juncker, quien agregó que también quiere reforzar la lucha “contra el blanqueo de capitales”.

7.- Reforzar el papel de la UE como “actor global” 

“Unidos somos más fuertes y más grandes”, instó Juncker ante los europarlamentarios al asegurar que ha llegado la hora de Europa como “actor global”. “Tenemos que seguir construyendo una Europa más unida y más fuerte”, añadió Juncker, al defender las sucesivas ampliaciones de la UE y abogar por redefinir la posición comunitaria sobre una futura inclusión de los países de los Balcanes, “si no queremos que otros se ocupen” de ellos.

Y para hacer realidad que la UE hable con una sola voz en el mundo para Juncker es necesario abandonar la unanimidad en ciertas áreas de política internacional.

8.- Condena de los nacionalismos

En su discurso de despedida, Juncker también condenó “el nacionalismo que rechaza y detesta a los otros y “solo busca culpables en lugar de aportar soluciones”,  en referencia las fuerzas ultraderechistas que ganan terreno en Europa.

Así, abogó por decir “no a los nacionalistas que detestan al diferente y que solo buscan culpables en vez de buscar soluciones que nos permitan vivir mejor juntos”. Ante el ascenso de nacionalismos y la ultraderecha, el líder del Ejecutivo comunitario recordó que los padres fundadores de la UE “todavía conocieron el horror de la guerra” y que el mayor hito del proyecto europeo es la paz.

Frente al nacionalismo “miope” y como “veneno pernicioso”, Juncker defendió “el patriotismo iluminado” que “no va contra nadie”. “El nacionalismo nunca ha resuelto problemas, sólo los ha creado. Aquellos que se quedan en su esquina nacional no pueden resolver desafíos globales. Creo que la razón de la UE prevalecerá y aquellos que quieren garantizar la paz y la prosperidad se opondrán a los populistas”, afJean-Claude Junckerirmó.

También rechazó  las políticas unilateralistas “irrepestuosas” de la Administración de Donald Trump. “Siempre seré un mulitaletarista convencido”, señaló, defendiendo que la Europa es una comunidad de derecho donde cumplir con las decisiones de la justicia es una obligación, en referencia a los díscolos Polonia y Hungría pero que podría aplicarse también a Cataluña.

9.- Un acuerdo de libre comercio con el Reino Unido

En un momento en el que Bruselas y Londres trabajan contrarreloj para tratar de alcanzar una solución negociada sobre la salida del Reino Unido de la UE, Juncker apuntó en su discurso que la vía de un acuerdo de libre comercio.

Juncker recalcó que el Reino Unido no podrá permanecer en partes del mercado único que elija tras abandonar la UE en marzo de 2019. “Pedimos al Gobierno británico que comprenda que alguien que abandona la Unión no puede estar en la misma posición privilegiada de un Estado miembro. Si dejas la Unión, por supuesto, ya no formas parte del mercado único y desde luego no solo de las partes que tú decidas”, precisó el político luxemburgués.

Asimismo, subrayó que el Ejecutivo comunitario, el Parlamento Europeo y los veintisiete Estados miembros “siempre mostrarán lealtad y solidaridad con Irlanda en lo relativo a la frontera”.

“Por ese motivo, queremos encontrar una solución creativa que prevenga la aparición de una frontera dura en Irlanda del Norte. Pero también seremos muy francos si el Gobierno británico abandona sus responsabilidades bajo el acuerdo de paz del Viernes Santo”, señaló.

Igualmente, destacó que el riesgo para la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte lo ha generado el Brexit y no la Unión Europea.

10.- Suprimir el cambio de hora en la UE

Por otra parte, Juncker  llamó a suprimir el cambio de hora en la Unión Europea, aunque dijo que quienes deben tomar esa decisión son los países, que son los que tienen competencia.

“Los europeos, en mayo de 2019, no van a aplaudirnos si seguimos dos veces al año cambiando la hora. Debe suprimirse el cambio de hora”, dijo Juncker en su discurso del Estado de la Unión.

En una consulta pública sobre el cambio de hora impulsada por Bruselas, un 84 % de los ciudadanos europeos y un 93 % de los españoles que participaron se pronunciaron a favor de eliminar esta práctica.

La CE obtuvo más de 4,6 millones de respuestas de ciudadanos de los 28 Estados miembros, una cifra récord, en una encuesta que estuvo abierta del 4 de julio al 16 de agosto pasados.

Los resultados preliminares de la misma muestran, además de un mayoritario rechazo al cambio de hora dos veces al año, que más de tres cuartas partes (el 76 %) de los encuestados consideran que éste supone una experiencia “muy negativa” o “negativa”, un porcentaje que se eleva a cerca del 90 % en el caso de España.

Desde 1996 se adelantan en la UE los relojes una hora el último domingo de marzo y se atrasan una hora el último domingo de octubre por directiva europea.

Según la CE, el objetivo de la regulación del cambio horario no era armonizar el régimen horario en la UE, sino resolver los problemas derivados de una aplicación descoordinada de los cambios de hora a lo largo del año, sobre todo para el transporte y la logística.

La iniciativa de la CE deberá ser debatida por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE.

Publicidad

Comentarios