La dirección de la Alianza de Partidos Liberales y Demócratas de Europa (ALDE) ha acordado por unanimidad pedir la expulsión inmediata del PDeCAT de sus filas por sus casos de corrupción y deriva separatista.

Publicidad

Después de advertirles y pedirles explicaciones tras una larga serie de desencuentros, la ejecutiva de ALDE, la Alianza de los Partidos Liberales y Demócratas Europeos, ha decidido este miércoles por unanimidad pedir la expulsión del PDeCAT de su seno.

La dirección de ALDE ha convocado un consejo extraordinario para el próximo 27 de octubre en Bruselas con único punto en el orden del día: la “desafiliación” del PDeCAT.  Los miembros de la familia liberal tendrán que decidir en votación sobre la expulsión del partido separatista catalán y lo normal es que así sea, ya que el consejo respalda habitualmente las recomendaciones de la ejecutiva.

Aunque la deriva independentista les ha ido distanciando del grupo, el detonante principal ha sido la corrupción. Este mismo año, la Audiencia de Barcelona ha condenado a la antigua Convergència por cobro de comisiones irregulares a cambio de obra pública. Además, la Audiencia Nacional ha ampliado la investigación del ‘caso 3%’ al PDeCAT al entender que es “continuador” de CDC.

“El PDeCAT está implicado en actos que son contrarios al interés y los valores de la formación“, señala el documento emitido por la dirección del partido ALDE. Añade que, ante esa situación “no cumple los artículos de asociación ni las regulaciones internas” del partido, por lo que su pertenencia al partido europeo “ya no es compatible” con los principios estipulados en sus estatutos.

“Dada la importancia del asunto y el tiempo limitado disponible durante el próximo consejo ordinario, que tendrá lugar en el marco del congreso del partido ALDE en Madrid el 8 de noviembre, se convoca la reunión para el 27 de octubre”, puntualiza la nota.

La dirección del PDeCAT ha reaccionado señalando que la expulsión se deberá decidir en el consejo extraordinario de octubre, un hecho “sin precedentes”. Asimismo, han remarcado que están revisando “las bases legales del caso” y anunciarán “sus decisiones una vez haya concluido este proceso”.

Ciudadanos también está en ALDE

El partido de Carles Puigdemont y Quim Torra es uno de los miembros más veteranos de ALDE, donde se incorporó como miembro de pleno derecho en mayo del 2005. El desafío separatista ha ido distanciando progresivamente al partido catalán de los liberales europeos, donde no encaja ese relato secesionista y excluyente.

Además, la ponencia aprobada en el congreso del PDeCAT de finales de julio pidió replantear la pertenencia del partido a ALDE. La formación independentista catalana argumenta la “incomodidad” que supone compartir espacio con Ciudadanos, que es parte del grupo liberal tras las elecciones europeas de 2014. Pese a ello, el PDeCAT pagó recientemente su cuota al ALDE después de llevar un año medio sin abonarla.

La derrota de Marta Pascal, que fue vicepresidente de ALDE entre 2015 y 2017, también le ha distanciado de esta agrupación de partidos en la Eurocámara.

En los últimos meses, destacados di­rigentes de los liberales europeos han criticado públicamente y con dureza a los independentistas. Por ejemplo el actual presidente de la alianza, el holandés Hans van Baalen, expresó su rechazo a la investidura de Quim Torra.

“La retórica separatista/racista del nuevo presidente catalán Torra continúa siendo una firme contradicción de la Constitución española. ¡Es hora de diálogo y conciliación y no de mayor provocación y confrontación!”, escribió e su cuenta de Twitter.

Otro ejemplo es el del portavoz del grupo parlamentario, el belga Guy Verhofstad, quien ha parti­cipado en diferentes actos en España de Ciudadanos donde siempre ha expre­sado su rechazo frontal a la agenda independentista.

Publicidad

Comentarios