El presidente estadounidense, Donald Trump, considera que la Unión Europea, uno de los aliados históricos de Estados Unido., es ahora un “enemigo” de su país.

Publicidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto a dejarse la diplomacia en casa y no ha dudado en asegurar que la Unión Europea es un “enemigo” de su país. Lo ha hecho en una entrevista emitida el domingo por CBS, en el programa de noticias ‘The Nation’.

Al preguntarle quién es el mayor enemigo de los Estados Unidos en el mundo, Trump ha respondido: “Bueno, creo que tenemos muchos enemigos. Creo que la Unión Europea es un enemigo, por lo que nos hacen en el comercio“.

Rusia es un enemigo en ciertos aspectos. China es un enemigo desde el punto de vista económico. Sin duda son enemigos. Pero eso no significa que sean malos. No significa nada. Significa que son competitivos”, ha matizado Trump.

“Sabes que amo esos países [los de la UE]. Respeto a los líderes de esos países. Pero, en un sentido comercial, realmente se han aprovechado de nosotros, y muchos de esos países están en la OTAN y no estaban pagando su parte”, criticó el mandatario.

LA RESPUESTA DE TUSK

La respuesta del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha llegado desde su cuenta oficial de Twitter. Y lo ha hecho utilizando el mismo estilo con el que el propio presidente estadounidense suele responder desde esta red social.

“Estados Unidos y la Unión Europea son los mejores amigos. Quien quiera que diga que somos enemigos está divulgando noticias falsas”, indicó.

EN CONSTANTE GUERRA

En los últimos meses, Trump ha elevado la tensión con países y regiones consideradas socios de Estados Unidos, como la propia UE, Canadá y México, especialmente en materia comercial.

De hecho, EEUU decidió poner fin en junio a la exención a los aranceles al acero y al aluminio procedentes de la UE, Canadá y México, un movimiento que fue respondido con medidas similares por parte de los gobiernos de esos países.

“Amo a esos países (los de la UE). Respeto a los líderes de esos países. Pero, en un sentido comercial, realmente se han aprovechado de nosotros, y muchos de esos países están en la OTAN y no estaban pagando su parte”, criticó.

Después de la cumbre de la OTAN, Trump presumió de haber promovido el aumento de la inversión en defensa entre los miembros de la OTAN y afirmó que los aliados europeos y Canadá han “reforzado su compromiso” con el gasto militar “como nunca lo habían hecho antes”.

Sin embargo, en la reunión de líderes de la Alianza que concluyó este jueves en Bruselas no se alcanzaron nuevos compromisos sobre los niveles de gasto en defensa, más allá de reafirmar lo pactado en la cumbre de Gales de 2014, donde los países miembros decidieron destinar en una década el 2% de su PIB a las fuerzas armadas.

Publicidad

Comentarios