La crisis del Covid-19 se ha cebado especialmente con las mujeres y los menores de 35 años. Y ha aumentado la desigualdad, según se desprende de las conclusiones del informe del Banco de España dedicado al coronavirus.

Publicidad

Las mujeres y los menores de 35 años son los grandes perjudicados por la crisis económica derivada del Covid-19. Son las conclusiones del informe del Banco de España, dedicado exclusivamente al impacto del coronavirus. El informe señala también un «repunte» de la desigualdad. Sobre todo, en los próximos trimestres.

Como ya se ha advertido en numerosas ocasiones, los sectores más afectados han sido el comercio, la hostelería y las actividades artísticas. Todos ellos se han visto limitados por el distanciamiento social. Y, en su mayoría, emplean a mujeres, jóvenes y trabajadores con menos rentas. También con escasa experiencia y contratos temporales. Son segmentos con pocos ahorros, lo que dificulta hacer frente a situaciones como la vivida.

Todo ello, unido a que se arrastraban todavía consecuencias de la crisis de 2008, ha hecho aumentar la desigualdad aún más. Afecta, asegura el Banco de España, a colectivos con rentas «relativamente bajas». Lo que hace que se hundan sus economías más todavía.

Este aumento de la desigualdad «influirá en el dinamismo de la recuperación», advierte el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. Esa diferencia creciente entre ricos y pobres afectará en la cohesión social. Pero también en el gasto, la inversión y la acumulación de capital humano de toda la economía.

Por eso, el Banco de España reclama medidas para sostener las rentas. Entre ellas, el Ingreso Mínimo Vital, que ha llegado a 74.000 familias en su primer pago. Pero también reclaman reformas para impulsar el mercado de trabajo y la productividad de empleo.

Subida del IVA

El informe insiste en las líneas básicas defendidas por Hernández de Cos en las últimas semanas. Se tienen que implementar, dice, políticas de garantía de ingresos y protección del empleo y tejido empresarial. Una vez se vaya saliendo de la crisis, será la hora de aplicar otras reformas. Entre ellas, la simplificación de contratos, la llegada de la llamada mochila austriaca o cambios en los impuestos.

El Banco de España ya ha pedido restringir los productos de IVA reducido o superreducido. Lo que implicaría subir el impuesto en productos básicos. O también elevarlo en otros como el tabaco y el alcohol.

Por último, enfocan a Europa, que tendrá que jugar un papel clave en la recuperación. Piden que el fondo llegue cuanto antes. Y que tenga un tamaño proporcional a las necesidades de financiación generadas por la crisis del Covid.

Publicidad

Comentarios