El verdadero motivo del asesinato de Jamal Khashoggi podría estar ya claro. Según el periódico británico ‘Express’, el periodista estaba a punto de desvelar detalles del uso de armas químicas de Arabia Saudí.

Publicidad

El diario británico ‘Express’ revela este lunes que Reino Unido sabía del complot de secuestro de Kashoggi. El país pidió además a Arabia Saudí abortar los planes.

El medio cita varias fuentes, asegurando que estaban al tanto de la trama para secuestrar a Khashoggi. Información que tenían tres semanas antes de llevarse a cabo. Al parecer, las órdenes del plan contra el periodista habrían sido dadas por un “miembro del círculo real” saudí distinto del príncipe heredero Mohamed bin Salman. Éste habría dejado “la puerta abierta” a otras opciones que no fueran el secuestro y traslado a Arabia, en caso de que Khashoggi opusiera resistencia.

Los servicios de inteligencia británicos habrían llamado a Riad para que cancelaran la operación por no ser “buena idea”. Sin embargo, la petición fue ignorada. Y desde Reino Unido no vieron necesario informar a Whashington.

El verdadero motivo

Aunque mucho se ha especulado con el verdadero motivo por el que Khashoggi fue asesinado, todo apunta ahora a que el periodista conocía el uso de armas químicas en Yemen por parte de Arabia Saudí. El columnista quería publicar documentación sobre ello.

“Me vi con él una semana antes de su muerte. Estaba disgustado y preocupado”, ha contado un amigo muy cercano del columnista. Tras muchas preguntas, Khashoggi le terminó confesando que estaba “consiguiendo pruebas de que Arabia Saudí había usado armas químicas”. “Dijo que esperaba conseguir pruebas documentales (…). Todo lo que le puedo decir es que lo siguiente que oí es que había desaparecido”, continúa el periódico.

“Si Khashoggi tenía efectivamente pruebas de que Arabia Saudí ha estado desviando fósforo para este propósito, sería extremadamente embarazoso para el Reino saudí y nos daría el motivo más probable por el que Riad puede haber actuado contra él”, ha declarado al ‘Express’ el especialista en guerra química Hamish de Bretton-Gordon.

Publicidad

Comentarios