La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, volvió a erigirse por segundo año consecutivo como la gran protagonista de los Premios de la Asociación de Periodistas Parlamentarios demostrando su sentido del humor.

Publicidad

Como ya hiciera el año pasado, Ana Pastor cerró la entrega de estos galardones que entregan los periodistas a los diputados y senadores, con un monólogo que desató las carcajadas de los presentes en el hotel Palace de Madrid, donde había una amplia representación política.

Pastor fue desgranando los cambios que se han producido en la Cámara Baja en el último año. Así, se refirió a los cambios de ubicación de Íñigo Errejón, a quien aseguró seguir en Instagram, o con el aspecto que exhibe Alberto Garzón tras haberse casado. A la transformación del portavoz del PNV, Aitor Esteban, “el que más ha cambiado”: “Aitor ha dejado el tractor y ha recibido un premio que se llama el Cupo”, dijo, en alusión al cruce de rimas que intercambiaron el diputado vasco y Mariano Rajoy con motivo del debate de investidura y previo al apoyo a los Presupuestos y el acuerdo de actualización del Concierto Económico.

Otro cambio, dijo llamando la atención del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, es que “la cartelería variada era exclusiva de Podemos y ahora la cartelería tuya es impresionante””. La presidenta aseguró que Rivera le tiene fascinada. “No políticamente”, matizó con urgencia, sino por su aspecto “resplandeciente” que dura todo el día. “Nos tienes que contar si hay que hacerse un lifting o alguna cosa más”.

O que el de Podemos, Pablo Iglesias, no asistía a los actos del Día de la Constitución y ahora sí lo hace: “Me ha ido”, subrayó con propiedad. También mencionó los “piropos” que le “sigue echando” Iglesias, como cuando la califica de “inteligente”. “No me haces un favor llamándome inteligente… Me haces una faena”, propinó.

Pastor dijo que también ella había cambiado: “Ya no soy la presidenta del Congreso: soy la amiga de Santi Vila”, el exconsejero catalán. “Como presidenta del Congreso no me dan ni una línea, pero como amiga de Santi Vila me he ganado hasta titulares”.

La presidenta calificó de “muy intenso” el año transcurrido en el que tantas cosas han cambiado. “Ahora”, explicó, “miro a un ministro y le pregunto: ¿has sido recusado? Y me dice: no, todavía no”. Aludió, también, a los cambios respecto a las legislaturas anteriores. “Esta legislatura es la monda. ¿Cuántas comisiones creéis que hay? ¡Treinta y seis! ¿Y subcomisiones? ¡Más de veinticuatro! ¿Y comisiones de investigación? ¡Vamos por la octava!”.

Los ministros del Gobierno no se libraron de las observaciones de Pastor. “Los tengo de todo”, desplegó. “Los tengo recusados, los tengo como De Guindos, que, qué felicidad, cuando traen un decreto ley su presentación dura cinco minutos. Y tengo otros como Montoro, que cuando los presenta, ¡vaya por Dios!, necesita una hora por lo menos”.

“Y luego tengo a Rajoy”, afirmó, que le parece “un hombre normal” y “con sentido común”, que son sus adjetivos recursivos. Aunque tiene un problema: “Es el primero que habla y el primero que contesta. Y siempre, cuando digo señor presidente, mira para el otro lado. Y yo: ¡señor presidente! Él mira hacia el otro lado. Y yo: ¡señor presidente, que es su vez, señor presidente!”.

Pastor también incidió en las cosas que no han cambiado, como “nuestro fotógrafo favorito”, Uly Martín, de ‘El País’: “Sigue empeñado en que tengo que hacerme una foto en el urinario y no lo consigue”.

LOS PREMIADOS

El premio “castigo para la Prensa” fue para el portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián, que no asistió a la gala para demostrar su solidaridad con el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. “No estamos para fiestas”, justificaron fuentes del grupo republicano. Tampoco asistió ninguno de los nueve diputados de la formación, argumentando el mismo motivo. El PDECat, en cambio, sí asistió como cada año. En contraposición, el galardón a la “mejor relación con la Prensa” fue entregado a la portavoz socialista, Margarita Robles.

El premio más prestigioso de la noche, el Emilio Castelar al “mejor orador de 2017” fue a parar al portavoz del PNV, Aitor Esteban, mientras el galardón “azote de la oposición” recayó en el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la distinción “azote del Gobierno” acabó en manos de la portavoz de Unidos Podemos, Irene Montero.

Además, los periodistas parlamentarios también destacaron la labor del secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, otorgándole el galardón al “diputado revelación”, mientras su distinción hermana, “senador revelación”, recayó en Óscar Guardingo, de Unidos Podemos.

El diputado del PNV, Mikel Legarda, recibió el premio al “parlamentario más activo” y el elegido como “eurodiputado del año” fue Esteban González Pons del PP. Y como no podía ser de otra manera, el galardón a “la pregunta del millón” se lo llevo el senador Carles Mulet, de Compromís, por su cuestión al Gobienro sobre el apocalipsis zombi.

Publicidad

Comentarios