La Fundación Jiménez Díaz ha firmado un acuerdo con South Texas Accelerated Research Therapeutics (START) en San Antonio (Texas) para realizar en el hospital modelos preclínicos lo que permitirá probar la eficacia de nuevos medicamentos oncológicos fundamentando su introducción en la práctica clínica; identificar y caracterizar nuevos marcadores moleculares de diagnóstico, pronóstico y predicción de respuesta a los fármacos antitumorales; aumentar la comprensión de la biología del tumor; y abordar proyectos de medicina personalizada elaborando estrategias terapéuticas a medida, en base a los test de fármacos llevados a cabo con el modelo de tumor del propio paciente.

Publicidad

Concretamente, la generación de un banco de tumores humanos a través de xenoinjertos derivados de pacientes con cáncer (PDX) que contempla este acuerdo posibilita, a través de modelos tumorales de ratón, el crecimiento de tumores humanos y la expansión en un elevado número de animales y probar fármacos antineoplásicos. Además, este modelo in vivo posibilita el análisis de diversos agentes anticancerígenos y la caracterización y validación de la respuesta o resistencia frente a marcadores moleculares.

Así se explicó ayer durante la sesión “Preclinical model Unit Oncohealth Institute FJD-START” celebrada en la Fundación Jiménez Díaz con motivo de este acuerdo y la visita a la Unidad START del hospital del director del Programa Preclínico de START, el Dr. Michael Wick, quien también participó en el encuentro con la conferencia “Future development and opportunities of the Preclinical model Unit Oncohealth”.

En beneficio del paciente

“En este momento ya podemos ofrecer todo un abanico de fármacos nuevos a los pacientes con cáncer, pero ahora podremos contar también con información de cuáles son los tipos de tumores o nichos con mayor beneficio de los fármacos, aportada de forma tremendamente eficiente a través de un modelo animal”, resaltó el Dr. Jesús García-Foncillas, director del Departamento de Oncología Médica de la Fundación Jiménez Díaz y de su instituto oncológico OncoHealth.

“Así -continuó-, podremos utilizar los modelos animales como punto de referencia para evaluar cómo va respondiendo un tumor concreto de un paciente o de un grupo de pacientes a un fármaco del que aún no tenemos información suficiente”. Y es que “contar con esta base de ‘testing’ en la que probar si un fármaco puede funcionar mejor o no constituye la aplicación directa de la investigación básica al paciente real, con un nivel de aproximación, además, muy alto porque estamos evaluando el propio tumor de un paciente en un modelo animal, no un tumor cualquiera, sino el suyo”, añadió el Dr. Jesús García-Foncillas.

Por su parte, el Dr. Víctor Moreno, director de la Unidad START Madrid de la Fundación Jiménez Díaz, en la que se desarrollarán los citados modelos tumorales de ratón derivados de pacientes, señaló que, gracias a éstos, “se puede acelerar el desarrollo clínico de los fármacos y testar biomarcadores en los ratones, con tumores humanos de verdad, de forma que el desarrollo clínico de los fármacos sea mucho más rápido”.

Durante su intervención “Insights from preclinical model data to improve phase-I clinical trials design”, el especialista destacó la numerosa y útil información que puede extraerse a partir de los de modelos preclínicos para mejorar el diseño de los ensayos clínicos de fase I y destacó su beneficio en términos de que “los pacientes se beneficien antes de un fármaco oncológico”. “Gracias a estos modelos, los pacientes no entrarán un ensayo clínico ‘a ciegas’, sin saber qué va a pasar, sino que tendremos modelos animales derivados de pacientes en los que un determinado fármaco está funcionando”, asevera, matizando que, si bien “habrá que demostrarlo en los pacientes, tendremos mucha más evidencia desarrollada que evitará tener que aplicar el circuito ‘ensayo-error’ en pacientes”.

Según detalla el acuerdo firmado, las muestras de tumor fresco serán recolectadas de cirugías de pacientes humanos programadas en el hospital madrileño para llevar a cabo la implantación subcutánea de fragmentos de tumor humano en ratones atímicos desnudos mediante cirugía.

Publicidad

Comentarios