La princesa Leonor ya ha recibido el Toisón de Oro que su padre, el Rey Felipe, le concedió en 2015, al cumplir los 10 años. El monarca se lo entregaba en una ceremonia breve, con la primera reverencia de la princesa y besos a la familia.

Publicidad

El Rey Felipe VI concedía el Toisón de Oro, mayor condecoración en España, a la princesa Leonor en 2015, coincidiendo con el décimo cumpleaños de la ya entonces heredera. Sin embargo, no ha sido hasta este martes, cuando el monarca cumple 50 años, que le ha impuesto la distinción.

Ha sido en una ceremonia sencilla, breve y emotiva en algunos momentos. En el Palacio Real, y acompañados por autoridades, familiares y los integrantes de la orden del Toisón, la princesa Leonor aparecía junto a sus padres y su hermana, la infanta Sofía. Los Reyes eméritos ocupaban también un lugar importante, junto a la princesa.

Con un vestido azul, manoletinas y el pelo semirecogido en dos trenzas, la princesa Leonor se acercaba junto a su padre hasta el Toisón después de escuchar el himno nacional. Tras imponerle la distinción, el Rey Felipe daba dos besos a su hija, que cumplía el protocolo y hacía su primera reverencia pública a su padre.

Esta vez, han evitado colocarle el Toisón original por el gran peso de la insignia, poniéndole sobre el vestido el broche simbólico.

Después, la princesa Leonor acudía a recibir la felicitación de sus abuelos, su madre y hermana, volviendo a hacer una reverencia a Don Juan Carlos, Doña Sofía y Doña Letizia y dando dos besos a la infanta Sofía. Después, se acercaba hasta la primera fila, donde se encontraban sus abuelos maternos, Paloma Rocasolano y Jesús Ortiz, y la mujer de éste, Ana Togores. También otros miembros distinguidos con el Toisón de Oro, como Javier Solana, así como la infanta Margarita y la infanta Elena. A todos ellos saludaba la princesa de Asturias con dos cálidos besos.

Responsabilidades y sentido de Estado

El Rey Felipe tomaba después la palabra para ofrecer un discurso en el que se dirigía especialmente a la princesa Leonor, a quien recordaba las responsabilidades que tendrá en el futuro. “He escogido compartir contigo un día tan especial para poner de relieve nuestro compromiso personal e institucional con España”, le decía. En su discurso, el monarca contaba una breve historia del Toisón y ponía de relieve la figura de su abuelo, Don Juan, y de su padre, Don Juan Carlos, destacando lo que ambos hicieron por España.

 

Publicidad

Comentarios