La economía de España se ralentiza y crece solo un 0,5% entre los meses de abril y junio. El PIB pierde dos décimas frente al trimestre anterior y el avance interanual se sitúa en el 2,3%, según la estimación.

Publicidad

La economía de España sigue aguantando en medio de la ralentización europea. Sin embargo, se deja arrastrar y acusa la incertidumbre global. Crece cada vez a menor ritmo, subiendo solo un 0,5% entre los meses de abril y junio.

El crecimiento se queda así en el 2,3% interanual. Se trata de una desaceleración respecto al 0,7% y el 2,4% registrados entre enero y marzo.

Las cifras de la economía española vienen precedidas de unas estadísticas de trimestre que perdieron fuelle y anuncian una ralentización: el consumo minorista. Además, la Encuesta de Población Activa contribuye tras el crecimiento lógico por la estación de verano.

Consumo

El consumo de los hogares también pierde empuje y suma un 0,3% trimestral y un 1,7% interanual. Unos números que han sorprendido a la mayoría de organismos internacionales, que hacían revisiones al alza.

Aunque los datos son positivos, la tendencia evidencia una cierta desaceleración compatible con un crecimiento más próximo al 2% que al 2,3% que contemplaba la Comisión Europea y el FMI.

Publicidad

Comentarios