La FED (Reserva Federal de EEUU) ha logrado aplacar la ira de Trump, congelando los tipos de interés. Tras las críticas del presidente americano, dejan para septiembre una posible nueva subida.

Publicidad

Tal y como se esperaba, la FED mantiene sin cambios los tipos de interés entre el 1,75% y el 2%. Algo que aplaca la ira de Trump, al menos hasta septiembre, cuando vuelvan a pronunciarse. Para entonces, se espera que prosigan con su ajuste monetario al indicar que le economía de EEUU está creciendo a un ritmo “muy fuerte”.

El presidente americano ya mostró su enfado al ver cómo la FED subía los tipos de interés. Y pidió abiertamente una devaluación del dólar para poder exportar más. Su tensa guerra con la FED queda así congelada hasta septiembre, cuando vuelvan a pronunciarse al respecto.

“El mercado laboral ha continuado reforzándose y la actividad económica ha estado creciendo a una tasa fuerte”, destacaba el Comité Federal de Mercado Abierto tras la reunión del FED. Un encuentro que ha durado dos días.

Finalmente, fue de manera unánime que se tomó la decisión de congelar, de momento, los tipos de interés. Pero ya apuntan a que en su próxima reunión (25 y 26 de septiembre), llevarán previsiblemente a cabo un nuevo incremento del precio del dinero.

Los expertos esperan las próximas decisiones de la FED. Aunque no así los inversores, que han sabido leer a la perfección el enfoque de Powell. Así lo asegura James McCann, economista Senior Global de Aberdeen Standard Investments. “No ha sido realmente un día para un cambio de dirección en la Reserva Federal”, dice.

“Powell busca brindar un mensaje claro y coherente a los mercados sobre las perspectivas políticas y no dejarse influenciar por los datos a corto plazo o el flujo de los mercados. Los inversores entienden cuál es el enfoque de Powell, por lo que en gran medida ignorarán su declaración”, asegura.

Expectante con lo que vaya a decir la FED de aquí a septiembre. Un momento en el que “esperamos que el banco central anuncie una tercera subida de tipos”.

“Powell ya ha despertado la ira del presidente por subir los tipos. Esta interferencia política es claramente inútil, pero puede volver a medida que se acerque septiembre”, aventura McCann. “No veo que los tuits de Trump hagan que Powell cambie de opinión, pero será una prueba de su temple para navegar el campo minado de preguntas al que inevitablemente se enfrentará”, finaliza.

Tercera subida

El banco central, dirigido por Powell, ya ha subido los tipos de interés en dos ocasiones en este 2018. Y se espera que lo vuelva a hacer dos veces más. Todo ello, asegura, para acompañar la buena salud de la economía de EEUU.

La reunión de la FED es la primera tras las críticas de Trump, que desató su ira por el ajuste monetario de hace dos semanas. El presidente aseguró “no estar entusiasmado” con la política monetaria del país.

Publicidad

Comentarios