La UE ha fracasado otra vez en su intento por dar una respuesta conjunta a la crisis del coronavirus. Tras 16 horas de negociaciones, el Eurogrupo volverá a reunirse este jueves.

Publicidad

El acuerdo se resiste. La reunión de los ministros de Finanzas de la UE ha fracasado de nuevo en su cuarto intento por encontrar una respuesta conjunta a la crisis del coronavirus. Después de 16 horas de negociación, el Eurogrupo volverá a reunirse este jueves. De momento, ha sido imposible levantar el bloqueo que mantienen sobre el acuerdo Italia y los Países Bajos, totalmente enfrentados.

Será este jueves cuando de nuevo la UE intente desbloquear los préstamos, que suman casi medio billón de euros.

Italia y Países Bajos han trazado líneas rojas que, hasta ahora, sin incompatibles e irreconciliables. Desde Roma se niegan a acudir a un fondo de rescate, que le obligará a aplicar ajustes y reformas. España respalda esa posición. Por su parte, La Haya, apoyada por Finlandia y Austria, insiste en préstamos en dos fases. En la primera, se desembolsaría el dinero sin condiciones. En la segunda, se establecerían ya unas condiciones y un sistema de vigilancia.

Rescate

El fondo de rescate europeo, conocido como MEDE, es el mecanismo elegido para paliar la crisis del coronavirus. Sin embargo, nueve países tienen la mirada puesta en el momento en que Europa tenga que dar un empujón para recobrar el pulso económico.

Francia, Italia y España abogan ya por fijar una estrategia para esa recuperación. El Gobierno italiano sigue pidiendo eurobonos, mientras que franceses y españoles han girado hacia una solución intermedia del fondo de recuperación.

Aunque hay otras cuestiones en las que difieren los socios, parece claro que solucionar la cuestión del MEDE aceleraría el resto de acuerdos. Ante el bloqueo, el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, anunciaba a la prensa la falta de acuerdo. Comunicaba que suspendían la reunión y la continuarán este jueves. Eso sí, con el mismo objetivo que hata ahora. Que no es otro que trazar una red de seguridad para las finanzas públicas (de 240.000 millones), empresas (de 200.000 millones) y trabajadores (de 100.000 millones). Todo ello a corto plazo.

Publicidad

Comentarios