El doctor Carlos Ballesta López, ha visitado ayer en el Hospital de Manises (Valencia), a Teófilo Rodríguez, joven de 31 años que ingresó el pasado mes de agosto en este centro hospitalario con 385 kilos de peso.

Publicidad

Este experto solicitó autorización a la dirección del hospital para poder visitar al paciente ya que había sido requerido por la familia para valorarlo y tener una segunda opinión. El joven valenciano en el último mes y medio ha perdido 93 kilos siguiendo unas pautas de alimentación previas al procedimiento quirúrgico.

El Dr. Carlos Ballesta considera que “este paciente es un enfermo grave, de alto riesgo, padece una obesidad mórbida y una insuficiencia respiratoria severa secundaria a su obesidad y que le obliga a estar conectado constantemente al oxígeno. Puede tener un infarto en cualquier momento o con el invierno sufrir una neumonía. Es incomprensible que el hospital afirme que no se da ninguna condición ni causa clínica que justifique un ingreso hospitalario y que se le esté prestando únicamente atención por ser un ingreso social”.

El director del Centro Laparoscópico Dr. Ballesta ubicado en el Hospital Inmaculada de Granada, Hospital Ruber Internacional de Madrid y Centro Médico Teknon de Barcelona, afirmó que no puede comprometerse a realizar la cirugía hasta conocer que las pruebas sean correctas. “Pruebas necesarias e importantes en este tipo de pacientes como un ecocardio y pruebas de función respiratoria, que todavía aquí no se le han realizado”.

El cirujano no ha tenido acceso al historial clínico de Teófilo Rodríguez y será éste quien lo solicite al Hospital de Manises la próxima semana con las últimas pruebas realizadas para poder entregárselas a Ballesta, quién ha afirmado “que si son favorables se podría operar lo antes posible porque la intervención es factible”.

“Se le realizaría un bypass gástrico de asa larga por vía laparoscópica, intervención mínimamente invasiva, para reducirle el estómago y parte de la absorción intestinal. El paciente de esta manera come menos y, al mismo tiempo, absorbe menos del alimento que ha ingerido, al ser su intestino más corto”, explica el cirujano que ha ideado este procedimiento.

Esta intervención se llevaría a cabo en el Centro Laparoscópico Dr. Ballesta, acreditado en cirugía laparoscópica de la obesidad por la Federación Internacional de Cirugía de la Obesidad y Enfermedades Metabólicas (IFSO),  en el Hospital Inmaculada de Granada.

Publicidad

Comentarios