Enmarcada en su estrategia y cultura de respeto al paciente y de la relación entre valores humanos y asistencia sanitaria, la Fundación Jiménez Díaz ha celebrado recientemente la jornada Equipo Experto Médico-Paciente: Trato y Discapacidad, donde personal sanitario de Atención Primaria y Especializada pudieron escuchar de primera mano el testimonio de pacientes con discapacidad y necesidades especiales.

Publicidad

Y es que su integración como agentes activos en la gestión de la salud, prioridad para el hospital madrileño, que también integra su voz en el diseño e implementación de sus estrategias y acciones, permite que sean ellos mismos quienes definan y orienten sobre cómo se podrían abordar sus necesidades.

“La participación activa del paciente es incuestionable; no podemos diseñar políticas de atención a este sin tenerle en cuenta”, apunta Marta del Olmo, directora del Servicio de Información y Atención al Paciente de los hospitales públicos gestionados por Quirónsalud en la Comunidad de Madrid: los hospitales universitarios Fundación Jiménez Díaz, Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General de Villalba.

En la misma línea -continúa- “la estrategia de una organización sanitaria debe pasar por que pacientes y profesional sanitario sean miembros de un mismo equipo que, en conjunto, defina objetivos, actuaciones y planes de trabajo, convirtiéndose así en el verdadero ‘equipo experto’ en el abordaje de cada caso individual.

Por ello, la Fundación Jiménez Díaz cuenta con un Consejo Asesor de Pacientes y Ciudadanos, formado por pacientes y representantes de asociaciones, que actúa como órgano consejero de la dirección del hospital en la toma de decisiones, y del que ha surgido la citada jornada, cuyo primera cita fue un evento celebrado en abril para mejorar la experiencia de este colectivo y ofrecerles acceso a una sanidad más humanizada.

Un plan para atender al paciente con discapacidad

“Muchas veces olvidamos que la discapacidad es un estado asociado a la enfermedad y que, por tanto, numerosos pacientes, cuando acuden al ámbito hospitalario, requieren que atendamos este tipo de necesidades”, incide Del Olmo, apuntando el reto de los profesionales sanitarios de “identificar a los pacientes diagnosticados con discapacidad y conocer de qué tipo es y cuál es su grado de necesidad”.

En este sentido, el Plan de Atención Integral al Paciente con Discapacidad y Necesidades Especiales de la Fundación Jiménez Díaz identifica este tipo de necesidades en la historia clínica como un antecedente más y permite adaptar los protocolos de atención para anticiparse, en la medida de lo posible, a las concretas de cada paciente.

“Su objetivo, además de mejorar la accesibilidad física de los pacientes con discapacidad, es implementar cambios organizativos en la forma de trabajar que puedan facilitar la vida del paciente y de su entorno”, añade.

El Portal del paciente, acreditado en accesibilidad

En el mismo sentido, el Portal del Paciente de los hospitales públicos de Quirónsalud en Madrid, aplicación de desarrollo propio del grupo, ha sido reconocido recientemente con la distinción doble AA, la máxima acreditación a la accesibilidad para personas con discapacidad y necesidades especiales que puede tener una herramienta digital.

Así, una vez que el paciente se identifica en la app, puede acceder e a través de su web o de la aplicación a toda su información, historia clínica, pruebas de imagen o resultados, así como a un chat digital para resolver dudas, o incluso a pequeños cuestionarios a través de los que puede anticipar información a su médico. Gracias a innovaciones como esta, ahora es posible, entre otras ventajas, evitar desplazamientos innecesarios a los pacientes, adaptarse a la situación de aquellos con discapacidad o necesidades especiales, y mejorar así su calidad de vida.

Publicidad

Comentarios