La distancia física entre un hospital y los centros de Atención Primaria puede derivar en una falta de coordinación asistencial que, en determinadas patologías, supondría una variación en el resultado del abordaje del paciente. Para intentar evitar estas situaciones y minimizar los riesgos que podrían surgir de ellas, el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz ha organizado el II Curso de Actualización Cardiovascular para médicos de Atención Primaria, que ha revisado las nuevas estrategias, terapias y tecnologías de las que disponen los médicos de familia para tratar las patologías cardíacas.

Publicidad

El Dr. José Tuñón, jefe del Servicio de Cardiología del hospital y uno de los directores del curso, señala “la importancia de ayudar a los médicos de Atención Primaria a mantenerse actualizados en el área cardiovascular, una especialidad en constante evolución, así como de homogeneizar el abordaje de las enfermedades cardiovasculares entre Primaria y Especializada y mantener un contacto personal entre los profesionales de ambos niveles asistenciales que permita fomentar la sensación de equipo y el trabajo coordinado”.

Para ello, la Fundación Jiménez Díaz está trabajando activamente en la elaboración de protocolos de actuación entre los dos niveles asistenciales. De hecho, la Sociedad Española de Cardiología le ha concedido recientemente la acreditación SEC-Primaria, en reconocimiento a la labor de integración de su Servicio de Cardiología en colaboración con Primaria en siete procesos asistenciales a nivel cardiovascular.

Unidad de Insuficiencia Cardíaca

De estas rutas asistenciales, elaboradas de forma consensuada con cardiólogos y médicos de Atención Primaria, el Dr. Tuñón destaca la relativa a la insuficiencia cardíaca, uno de los principales temas tratados en el curso. Para abordar esta patología, que se presenta “sobre todo en los pacientes mayores”, la Fundación Jiménez Díaz ha puesto recientemente en marcha una Unidad de Insuficiencia Cardíaca “basada en la posibilidad de tener consultas abiertas con cardiólogos, internistas y personal de Enfermería donde se pueda ver al paciente de modo frecuente para llevar a cabo un seguimiento estrecho y ajustar al máximo y de modo progresivo las pautas de tratamiento”, señala el especialista.

Además, apunta, la unidad “se apoya en la existencia de un Hospital de Día al que el paciente puede acudir puntualmente para recibir medicación intravenosa, como los diuréticos”. “Todo esto supone una gran disminución del número de reingresos, así como una mejor calidad de vida de los pacientes”, asevera el jefe del Servicio de Cardiología del hospital.

Por su parte, el Dr. Óscar Gómez, subdirector de Continuidad Asistencial del centro hospitalario y co-director del curso, asegura que esta unidad permite “educar a pacientes, familiares y cuidadores en el seguimiento de las descompensaciones por insuficiencia cardíaca e insistir más en los cuidados y en el tratamiento”. Menciona, además, la implantación en la Fundación Jiménez Díaz del Programa Asistencial Integrado (PAI) de atención al paciente con insuficiencia cardíaca crónica, elaborado por la Consejería de Sanidad de Madrid para hacer un seguimiento de esta patología compartido entre la red de Atención Primaria y la hospitalaria.

Primaria, clave en el diagnóstico cardiovascular

Otro de los temas debatidos durante el curso ha sido la posibilidad de que los médicos de Atención Primaria hagan ecocardiogramas, debido a la importancia de la imagen cardíaca en el diagnóstico. En este sentido, el Dr. Gómez destaca también la ecocardioscopia: “Se está haciendo cada vez más fuera del servicio de Cardiología, en Atención Primaria, en los servicios de Urgencias, etc, ya que es un buen complemento para la exploración física, pero para poder extenderla es muy importante la formación y acreditación de los profesionales”.

Y es que la Atención Primaria es clave para diagnosticar al paciente con problemas cardiovasculares y derivarlo a la Especializada, ya que, aunque hacen el seguimiento conjunto, es el primer nivel asistencial quien tiene “la responsabilidad de evitar incompatibilidades entre el tratamiento de su enfermedad cardiovascular y el de otras comorbilidades que el paciente pueda presentar”, incide el Dr. Tuñón. Además, añade que “hay patologías cardíacas que, una vez controladas, pueden ser seguidas únicamente por Primaria en aquellos pacientes con perfil de menor riesgo, y es muy importante que estemos de acuerdo en qué pacientes vamos a trabajar así y en qué situaciones nos los deben devolver a Atención Especializada por posibles descompensaciones o factores de riesgo”.

El subdirector de Continuidad Asistencial de la Fundación Jiménez Díaz recuerda que “el control de los factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, alteraciones de lípidos y glicemias, tabaco, diabetes, etc.) y la prevención y promoción de la salud son cruciales para reducir la enfermedad cardiovascular”.

Por último, el director de Continuidad Asistencial de los Hospitales Públicos de Quironsalud de Madrid, el Dr. Javier Dodero, destaca el alto nivel de participación de estas segundas jornadas, con mas 230 participantes de todas las áreas de Madrid y la importancia de propiciar estos encuentros entre profesionales de ambos niveles asistenciales para avanzar en un abordaje consensuado de las patologías cardiovasculares. “Existe una clara evidencia de que una buena continuidad asistencial mejora la experiencia del paciente, la calidad de la atención y la satisfacción de los profesionales”, apostilla.

Publicidad

Comentarios