El ictus es una patología grave, que supone la mayor causa de discapacidad en los adultos, y la primera causa de mortalidad en las mujeres.

Publicidad

El tiempo desde el inicio de los síntomas hasta un correcto tratamiento es el factor con mayor impacto en el pronóstico de estos pacientes. El código ictus es la organización a nivel de los sistemas de atención aguda del ictus encaminado a asegurar una actuación protocolizada y automatizada por parte de todos los profesionales implicados en el manejo de este tipo de pacientes, con el objetivo de asegurar un tiempo de atención lo más corto posible.

El circuito habitual del código ictus en nuestro centro implica:

  1. Llegada del paciente a la admisión de urgencias.
  2. Triaje por parte de enfermería, toma de constantes.
  3. Derivación al box del código ictus.
  4. Analítica y vía periférica, electrocardiograma.
  5. Valoración por médico de urgencias.
  6. Llamada y valoración por neurólogo.
  7. Realización de TAC craneal y angio TAC de Troncos supraaórticos.
  8. Ingreso en unidad de ictus y tratamiento según indicación del neurólogo.

Para valorar la cadena de actuación del código ictus con el fin de detectar posibles áreas de mejora, el complejo hospitalario Ruber Juan Bravo realizaba en el día de hoy un simulacro ciego de código ictus en el que el personal del servicio de urgencias -y de los demás servicios implicados- desconocía  que el paciente era un actor, con el fin de poder evaluar en condiciones reales la actuación en el código ictus.

Según el guión establecido un actor acudía por sus propios medios al Servicio de Urgencias dando sus datos personales reales (y simulando síntomas de un ictus), pasando las diferentes etapas en urgencias según le indicaban los profesionales implicados y concluyendo al llegar el paciente a la unidad de ictus.

En total, desde la llegada del paciente al Servicio de Urgencias hasta su ingreso en la Unidad de Ictus transcurrían un total de 48 minutos, lo que en palabras del Dr. Jaime González-Valcárcel, coordinador de la Unidad de Ictus, “estamos satisfechos de los tiempos conseguidos, pero lo realmente importante es revisar los protocolos, ajustar los tiempos y corregir todas las acciones susceptibles de mejora para ser capaces de alcanzarlos en situaciones reales”.

Para la realización del simulacro se ha contado con la colaboración de una profesional de la organización ANGELS, que estaba al corriente de todos los aspectos del mismo, monitorizando los tiempos, y encargándose de levantar el ciego a cada paso de la actuación para evitar la realización de pruebas o tratamientos invasivos al actor.

ANGELS es un proyecto impulsado por la Sociedad Europea de ICTUS hace 3 años, que actualmente está presente en más de 100 países y cuenta en España con 160 hospitales registrados; su objetivo es el apoyo a la mejora de los códigos ictus a través de actividades de formación, simulacros, congresos y jornadas.

Publicidad

Comentarios