Leo Messi no jugó ante España tras no superar unas molestias en los isquiotibiales y vio el partido en el palco del Wanda Metropolitano. El argentino no aguantó hasta el final y cuando España hizo el sexto de la noche se marchó.

Publicidad

No estaba en el campo, pero dejó la imagen más comentada del partido. Leo Messi, que se perdió el encuentro por problemas físicos, no aguantó la humillación a la que estaba sometiendo España a Argentina y decidió dejar de sufrir antes de que terminara el choque.

En el momento en el que Isco firmaba su tercer gol, el sexto de la selección española ante Argentina, Messi, que seguía el partido junto a su compañero Lancini en un palco del Wanda Metropolitano, dejó su asiento y se marchó al vestuario. Aún quedaban 15 minutos para el final.

SAMPAOLI DESTACA SU BAJA

La baja crucial del jugador del Barça fue analizada por su seleccionador, Jorge Sampaoli, que tantas veces elogió su fútbol en el último mes. “Tuvo una semana muy buena de entrenamientos, pero seguía con molestias en su pierna”, confirmó.

“Tras la última sesión sintió fatiga, no pudo estar, pero acompañó al equipo. Resalto su capacidad de estar con el equipo y alentar a los nuevos. Le veo muy involucrado”, añadió el extécnico del Sevilla, que redundó en la opinión de millones de hinchas argentinos: “Obviamente sentimos su ausencia”.

Publicidad

Comentarios