El acuerdo alcanzado en la UE por el plan de recuperación impulsa, sin duda, los Presupuestos de Sánchez, que se enfrenta a sus primeras cuentas. Pero complica la reforma laboral y podría obligar a rebajar las pensiones actuales.

Satisfecho «al 95%» con el acuerdo al que se ha llegado en la UE, Pedro Sánchez ve cómo el plan de recuperación allana el camino de sus Presupuestos. Los 140.000 millones que recibirá España entre ayudas directas y préstamos serán un gran impulso para sacar adelante las cuentas públicas, que se presentarán en septiembre. Sin embargo, complicará la reforma laboral y podría obligar a recortar las pensiones.

Y es que las ayudas no llegan a cambio de nada. La condicionalidad impuesta pone en la diana la reforma laboral prevista por el Gobierno. Bruselas no la ve con buenos ojos. Y aunque PSOE y Podemos chocan en sus posiciones, comienzan a asumir que tendrán que «buscar el momento» para abordar ese cambio.

Los fondos europeos permitirán a Sánchez elaborar unos Presupuestos que ayuden a solventar la crisis derivada del Covid-19. Y de paso consolidarían la Legislatura del Gobierno. «No se entendería que no tuviera como continuidad un proyecto de Presupuestos para vehicular esos recursos para que lleguen a la ciudadanía», dijo este martes María Jesús Montero tras el Consejo de Ministros.

Todavía en negociaciones para los Presupuestos, y con el PP en contra de primeras, Sánchez prevé presentar las cuentas en otoño. La ministra de Hacienda ya ha invitado a todos los partidos a sumarse a los «presupuestos de la recuperación». Señalaba Montero directamente al PP al insistir en que deberían dejar de lado los «intereses partidistas» para «jugar un papel fundamental». Sin embargo, parece improbable que los de Casado se sumen.

Reformas en el aire

En el Gobierno tienen claro que el acuerdo de la UE impulsa los Presupuestos. Pero también que la legislatura estará marcada por el control de Bruselas. Y es que ata las manos al Ejecutivo en cuanto a reformas, especialmente la del mercado laboral.

Desde La Moncloa creen que habrá que retrasar el calendario previsto. Y en el PSOE admiten que eso puede ser una fuente de tensión con sus socios de Gobierno. Sin embargo, insisten en que sólo hay que esperar al momento adecuado.

De hecho, Bruselas podría frenar medidas de este tipo con sus recomendaciones en el marco del Semestre Europeo. La Comisión ya ha recomendado a España que se mantenga la reforma que llevó a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy. Consideran que «ha sido positiva para el empleo». Y que, por tanto, si funciona, para qué modificarla.

En cuanto a las pensiones, consideran que los jubilados también deben sufrir el ajuste que precisa la Seguridad Social. Por lo que ligar las pensiones al IPC puede generar incrementos en los gastos.

Comentarios