El Banco de España estima que el PIB se desplomará hasta el 13% y descarta la ansiada recuperación en ‘V’, es decir, una subida rápida en cuanto se reabran todos los negocios. Prevén también que la tasa de desempleo llegue hasta el 21,7%.

Publicidad

La recuperación económica será complicada tras la crisis del coronavirus. El Banco de España ha publicado sus primeras previsiones sobre el impacto de la misma y augura «retrocesos del PIB español sin precedentes en la historia reciente».

La recuperación será «significativa, pero no completa, del flujo de actividad y empleo que se esperaba antes de la pandemia». Los resultados son muy negativos, con una estimación de impacto máximo que va mucho más allá del que la semana pasada estimó el FMI.

El Banco de España ha seguido dos tipos de metodologías, con tres escenarios diferentes para cada una de ellas. En total, por lo tanto, seis posibilidades en la que la más negativa anticipa un hundimiento del 13,6% en 2020. Es el peor supuesto en el denominado enfoque de oferta. Y si se parte de que el confinamiento se prolonga durante 12 semanas y de que la normalización será incompleta a final de año, sobre todo, en hostelería y ocio.

El escenario menos negativo prevé una contracción del 6,6%. Para ello sería necesario que el confinamiento no superase las ocho semanas y una normalización «casi completa» tras el mismo, lo que parece poco probable.

Escenario catastrófico

En este supuesto, una parte importante de empresas «no lograrían evitar que las dificultades de liquidez se transformen en problemas de solvencia». Y que el confinamiento durara 12 semanas.

La tasa de paro, por su parte, se dispararía hasta el 21,7%, el déficit sería del 11% y la deuda alcanzaría el 122,3%.

Además, en 2021 el rebote sería fuerte, del 8,5%, pero insuficiente para recuperar todo lo perdido. Y el paro seguiría rozando el 20%. La desviación presupuestaria superaría el 7% y la deuda se mantendría en el 120%. Un escenario catastrófico.

La simulación menos negativa adelante una caída del PIB del 7%. La tasa de desempleo del 18,3%. Y la deuda de casi el 110%. Y el intermedio, adelanta una caída del 9,5%, con un rebote del 6,1%. La deuda iría al 115% y el paro seguiría rebasando el 19% en 2021. Supondría destruir en unos meses todo lo creado en empleo desde 2016.

Publicidad

Comentarios