Muthana participó activamente en la propaganda yihadista, glorificando a Daesh y llamando incluso a “derramar sangre estadounidense”. Ahora, esta mujer de 24 años está arrepentida y quiere regresar a casa con su hijo de 18 meses que tuvo con uno de sus tres maridos yihadistas. Todo ello por encima de Trump, que no la deja regresar.

Publicidad

A sus 19 años, Hoda Muthana cruzó la frontera hacia Siria, donde se alistó al autodenominado Estado Islámico (EI). Desde allí, Muthana comenzó a participar en campañas mediante las redes sociales del EI.

“Estadounidenses despierten. Hombres y mujeres juntos. Tienen mucho que hacer mientras viven bajo nuestro mayor enemigo, basta de dormir”, alentaba Muthana. Además, la joven incitaba a la violencia con “alquilar un gran camión y derramar la sangre de todos ellos”.

Nacionalidad estadounidense o yemení

Estados Unidos generalmente otorga la ciudadanía a todos los nacidos en su territorio y se cree que Muthana, criada en Alabama, viajó a Siria con un pasaporte estadounidense. Eso es lo que expone la joven. Y es que, según la documentación presentada por su abogado, Hassan Shibly, Muthana nació en Hackensack, Nueva Jersey, el 28 de octubre de 1994.

En principio, solo con el hecho de nacer en el territorio podría hacerla acreedora de la ciudadanía estadounidense, pues así otorga la nacionalidad Estados Unidos. Sin embargo, el hecho de que su padre sea un exdiplomático yemení podría colocarla en una situación de excepción. Los hijos de funcionarios extranjeros nacen bajo la jurisdicción del país de sus progenitores.

Mike Pompeo, Secretario de Estado, declaró en un comunicado que “Muthana no es ciudadana de Estados Unidos y no será admitida”. Sin embargo, Shibly señala que el padre de Muthana abandonó su trabajo como diplomático antes del nacimiento de la joven.

“No podemos llegar a un punto en el que simplemente le quitemos la ciudadanía a quienes infringen la ley”, dijo Shibly. El abogado añadió que Muthana es una ciudadana estadounidense con pasaporte válido. “Tenemos uno de los mejores sistemas legales del mundo y debemos acatarlo”, sentenció Shibly.

Hoda Muthana está arrepentida

En 2014, Hoda Muthana le dijo a su familia en Alabama que viajaría a Turquía para una actividad universitaria. No obstante, sus planes eran otros.

Muthana participó activamente en la propaganda yihadista, glorificando al IS y llamando incluso a “derramar sangre estadounidense”. Ahora, Muthana quiere regresar a casa con su hijo de 18 meses, que tuvo con uno de sus tres maridos yihadistas.

La joven que ha sido detenida en el noreste de Siria por fuerzas kurdas aliadas de Estados Unidos, afirmó que ha renunciado al extremismo. Además, expone que los mensajes del IS en las redes sociales le lavaron el cerebro.

“Sería muy difícil para mí expresar correctamente cuánto lamento mis palabras pasadas, el dolor que causé a mi familia y cualquier inquietud que causé a mi país”, dijo en una nota manuscrita dirigida a su abogado.

Estados Unidos y su política antinmigración

La decisión de Estados Unidos sobre Muthana se produce en medio del creciente debate en Europa sobre la nacionalidad de los extremistas.

Además, Trump planteó el año pasado la posibilidad de terminar con la ciudadanía por nacimiento. Esta medida está garantizada en la Decimocuarta Enmienda a la Constitución. Quedando evidenciado con un duro discurso antiinmigración del presidente.

Caso similar en Reino Unido

El revuelo con la nacionalidad de Muthana no es un caso aislado. Un caso parecido ha ocurrido en Reino Unido. Allí, el Gobierno ha revocado la ciudadanía de Shamina Begum.

Shamina es una adolescente británica que huyó a Siria en 2015 para unirse al IS. Allí se casó con un combatiente y el pasado domingo “dio a luz” a un niño, según informó la familia.

Publicidad

Comentarios