El día que quisieron matar a Donald Trump en su viaje a Filipinas, el Servicio Secreto de EEUU hizo a la perfección su trabajo. Y es que frustraron un intento de asesinato que podría haber acabado con el presidente americano.

Publicidad

Pocos días antes de la conferencia entre Donald Trump y el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, Manila elevó el nivel de alarma terrorista a “crítico”. Una serie de vídeos de Daesh animaba a los lobos solitarios a atentar contra el presidente americano durante su viaje al país.

La vida de Trump corría peligro, como ha revelado ahora un documental de National Geographic. Algo que ya le sucedió a más de un presidente americano.

En un tuit

La visita de Trump a Filipinas se producía en noviembre de 2017. Unos días antes, un tuitero aseguraba que iba a estar en Manila “al mismo tiempo que Trump”. Y prometía “marcar un tanto” para el equipo. En su tuit, una foto de Lee Harvey Oswald, el presunto asesino del presidente estadounidense John F. Kennedy.

El Servicio Secreto de EEUU le siguió la pista y trazó la ubicación del ordenador desde donde había enviado el tuit. El individuo en cuestión estaba alojado a escasos kilómetros del hotel de Trump. Con ayuda de la policía filipina, se rastreó la zona y se arrestó al hombre. La vida del presidente americano estaba a salvo.

Publicidad

Comentarios