Cientos de manifestantes con caretas de Puigdemont han logrado saltarse el cordón policial y acceder a escasos metros del Parlamento catalán. La protesta se producía después de aplazarse el pleno de investidura.

Publicidad

Después de que Roger Torrent aplazara el pleno de investidura, cientos de manifestantes acudían de igual manera a las cercanías del Parlamento catalán. Si en un primer momento la concentración había sido convocada para defender a Puigdemont, después se convertía en una protesta contra el aplazamiento del pleno.

Con caretas de Puigdemont, como pedían los organizadores, los manifestantes llegaban a romper el cordón policial del parque de la Ciutadella. Los concentrados conseguían hacer presión ante la puerta de la calle Pujades y rompían los candidatos que la mantenían cerrada. “Se ha forzado una de las puertas”, constatan oficialmente desde la policía catalana, que investiga cómo ha ocurrido.

Tras romper el cordón policial, los ‘puigdemonts’ manifestantes se encontraban con los Mossos, que intentaban impedir su paso, creándose un momento de tensión. Ante la imposibilidad de lograrlo por el gran volumen de gente, la policía autonómica optaba por subir a los furgones y dirigirse a las puertas del Parlamento catalán. Allí, los manifestantes se quedaban protestando frente al edificio por el aplazamiento del pleno.

El dispositivo policial continúa activo, impidiendo que la gente pueda acceder a la cámara catalana.

Diputados contra el aplazamiento

Al igual que los cientos de ‘puigdemonts’ que se manifestaban en el Parlamento catalán, diputados de Junts per Catalunya y ERC se mostraban contrarios al aplazamiento del pleno. Por eso, salían a saludar a los que se concentraban allí.

Publicidad

Comentarios