Lo imposible sucedió en el el estadio Ángel Carro. Juan Carlos, portero del Lugo, marcó un gol histórico tras un chutazo desde 70 metros.

Publicidad

Es ya uno de los golezos del año. Juan Carlos, portero del Lugo, anotó este fin de semana un gol antológico tras un zapatazo desde unos 70 metros. Fue en el partido de la Liga 1,2,3 (Segunda División) frente al Sporting de Gijón.

A diez minutos del final y con el Lugo sufriendo para sostener el 2-1 en el marcador, Juan Carlos cogió un balón en propio campo y chutó con la derecha. El esférico dibujó una parábola perfecta para superar a un Diego Mariño que no pudo evitar el tanto. Llegaba el éxtasis al Ángel Carro.

QUERÍA COLGARLA AL ÁREA

El equipo entero se fundió en un abrazo con el guardameta, cuyo gol cerró definitivamente el partido y dio tranquilidad al Lugo. Tras el partido, Juan Carlos admitió que en ningún momento buscó el disparo.

“No sabía como celebrarlo, no quería tirar, quería meterla en el área pero he tenido la fortuna de que he podido marcar. Nunca había marcado un gol, es algo que no va a pasar todos los fines de semana. La alegría por los compañero y los aficionados“, aseguró el portero, que justo cumplía 30 años ese mismo día. Mejor autoregalo, imposible.

Publicidad

Comentarios