El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se implicará de lleno en la recta final de la campaña catalana con el objetivo de captar voto indeciso en el bloque constitucionalista y evitar que las fugas de voto del Partido Popular -si se opta por Ciudadanos- acaben beneficiando a la CUP por el reparto de escaños que recoge la Ley D’Hont.

Publicidad

Rajoy -que este miércoles visitó la provincia de Barcelona con actos en Badalona y las bodegas de Freixenet en Sant Sadurní d’Anoia- va a hacer otras tres visitas más a Cataluña los últimos tres días de campaña: 17, 18 y 19 de diciembre.

Si ya en la campaña de las generales de junio de 2016, ‘Génova’ se centró en una decena de provincias apelando al voto útil para evitar que el último escaño con el reparto de restos se lo llevara Podemos, ahora se retoma una estrategia similar para coger el voto indeciso constitucionalista.

Según explican en el PP, se trata de que el último escaño en liza de provincias como Lérida, Gerona o incluso Tarragona no acabe en la CUP por el reparto de restos, sino que caigan del lado de las candidaturas de Xavier García Albiol.

Las encuestas auguran un retroceso del PP -el CIS habla de 7 escaños frente a los 11 actuales- y, dando por hecho que los grandes partidos catalanes ya tienen garantizada su representación en esas provincias pequeñas, la ‘batalla’ está en dónde recaerá el último escaño que se reparta el 21D.

De hecho, el PP ya ha empezado a lanzar este mensaje de campaña en Gerona, donde el PP logró un diputado en los comicios del 27 de septiembre de 2015. “El que saque más votos de los dos en la provincia de Gerona se llevará el último escaño. ¿Cuál quieres que sea? ¿PP o CUP?“, se recoge en una de las imágenes que ha difundido el partido a través de las redes sociales.

Publicidad

Comentarios