Los niños de un colegio de Lérida se quedarán sin su Belén viviente de Navidad por primera vez en 25 años. El motivo no es otro que “tenemos gente en la cárcel”, según ha expresado el propio centro en un comunicado a los padres.

Publicidad

“No podemos hacer como si no pasara nada a nuestro alrededor”. Así justifican desde el colegio Mare de Déu de Montserrat la decisión de dejar a los niños sin su Belén viviente de todos los años.

El colegio, situado en Lérida, ha decidido que en el que iba a ser el 25 aniversario de la representación del pesebre con los niños del centro, se quede suspendida porque “tenemos gente en la cárcel”.

En un comunicado enviado a los padres, y compartido por algunos de ellos en Twitter, el colegio, -un centro concertado por la Generalitat como bien destacan-, explica a los padres que este año se conmemora el 25 aniversario de la representación del Belén viviente. “Una efeméride que creíamos que se merecía una buena celebración”, arrancan el texto.

Sin embargo, el centro considera que “la situación del país, en general, y de la escuela catalana, en particular”, les ha llevado a pensar que “no podemos hacer como si no pasara nada a nuestro alrededor”.

“Continuar con las rutinas de un curso normal es engañarnos ante las amenazas y mentiras que se están extendiendo sobre la escuela catalana”, aseguran antes de explicar que “como colegio, nos sentimos atacados”. La dirección del centro comenta que su objetivo es que los niños conozcan y se sensibilicen ante la historia, cultura y tradiciones “del país” en referencia a Cataluña.

Tras un párrafo en el que aseguran que seguirán trabajando para que los niños conozcan el catalán y para “el buen funcionamiento de la inmersión lingüística”, el colegio Mare de Déu insiste en la “amenaza del poder” a su esfuerzo y se queja de que “parece que incluso se normaliza la situación que padecen nuestras instituciones y nuestros representantes”. 

Por esto, y después de “haberlo pensado mucho”, el colegio comunica en su texto que ha decidido anular todas las actividades de Navidad, pese a que este año se cumplen 25 años del Belén viviente del centro. “Como educadores, no podemos cerrar los ojos ante lo que pasa en nuestro entorno”, aseguran.

“No tenemos nada que celebrar y, por tanto, no haremos la representación del pesebre viviente, porque el 25 aniversario se merece celebrarlo con alegría y felicidad, sin pensar que tenemos gente en la cárcel, gente que lucha por todo los que nos representa y por más de 40 años de trabajo intenso en las aulas”, termina el comunicado del centro a los padres.

En Twitter, ha llamado la atención además del castigo en sí a los niños, -al más puro estilo de Tardá cuando propuso que no hubiera luces de Navidad como señal de protesta-, el hecho de que se trate de un colegio religioso, que ha preferido el independentismo a sus valores religiosos. Otros han visto este ejemplo como uno más de adoctrinamiento a la vez que se demuestra que no existe solo en la escuela pública.

Publicidad

Comentarios