Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Actual

Ribera apoya con reticencias el plan de ahorro energético europeo impulsado en Bruselas por Alemania

España apoya el plan de la Unión Europea para reducir el consumo de gas con vistas al invierno y que recoge algunas excepciones

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. (EFE/ Chema Moya)

Si Alemania tose, el resto puede coger neumonía. Los ministros de Energía de la Unión Europea (UE) cerraron un acuerdo político este martes sobre el plan para reducir el consumo de gas un 15%, impulsado por Alemania y que ha causado ciertas reticencias por parte de países sureños como España, Portugal y Grecia. El pacto se hace con vistas al invierno, ante la amenaza de un corte total del suministro por parte de Rusia.

Muchos de los titulares europeos, incluida la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, se mostraron optimistas a su llegada al Consejo extraordinario hoy sobre la posibilidad de alcanzar un pacto y recalcaron la importancia de mostrar “unidad” en la UE frente al chantaje energético de Moscú.

Los ministros de Energía de la UE se reúnen en un Consejo extraordinario para intentar cerrar un acuerdo sobre la propuesta de Bruselas para reducir el consumo de gas

“Sí cuento con que tendremos un objetivo de reducción. No del 15 %, sino significativamente por debajo”, dijo Ribera a su llegada a la reunión de titulares de Energía de la UE que se celebra en Bruselas. Los ministros de Energía de la UE se reúnen en un Consejo extraordinario para intentar cerrar un acuerdo sobre la propuesta de Bruselas para reducir el consumo de gas, con el temor a un corte total de suministro por parte de Rusia.

En ese contexto, dijo la ministra, España es “importante”, ya que su mayor “valor añadido” es “facilitar ese acceso a una energía que, por otras razones, en la mayor parte de Estados miembros es complicado, porque no pueden recibir gas natural licuado, no pueden regasificar ni trasladarlo a través de las tuberías y distribuirlo en toda Europa”.

España y el gas licuado

Recordó que el país “es hoy el puerto de entrada más importante de la UE en gas natural licuado”, que reexporta el 20 % del gas que importa y que está “en condiciones de fortalecer esas capacidades para poder reexportar a través de los dos gasoductos transpirenaicos”, incrementando “de manera importante” el envío de gas al resto de Europa.

“Ello permitiría almacenar y poder reenviar con metaneros de menor tamaño a otros puertos europeos”, añadió Ribera.

La ministra consideró “correcto” que todos los países miembros asuman “un compromiso de reducción” del consumo del gas y añadió que la UE debe dar “una respuesta inmediata, basada en la solidaridad efectiva, en la que el ahorro y la eficiencia son fundamentales”.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Mundo

Ambos países firman un comunicado conjunto constatando "importantes avances" y prometiendo "permanecer en contacto estrecho y constante" pero sin poner fecha

Mundo

Según las estimaciones, el crecimiento de España estará por encima de la media de la eurozona y de la Unión Europea

Actual

Tras las elecciones en Cataluña, el PSOE se enfrenta al desafío de liderar la gobernabilidad en medio de un escenario político complejo y marcado...

Mundo

Los acuerdos con terceros países son parte fundamental del pacto entre la Unión Europea y Líbano en este ámbito para evitar las llegadas irregulares...

Mundo

Macron alerta sobre la vulnerabilidad de Europa y aboga por una unión más fuerte y soberana ante desafíos globales

Mundo

Bélgica encabeza la respuesta europea ante la creciente interferencia extranjera en el proceso electoral, implementando un sistema de coordinación de inteligencia para proteger la...

Mundo

Irán enfrenta nuevas sanciones del mundo occidental por su programa de drones y misiles en el ataque contra Israel

Mundo

Peter Pellegrini emerge victorioso en las elecciones presidenciales eslovacas, prometiendo estabilidad y un enfoque pacífico hacia el conflicto ucraniano