El actor Kirk Douglas ha muerto este jueves a los 103 años en Los Ángeles, como ha confirmado su hijo, el también actor Michael Douglas. Con él se apaga el último clásico de Hollywood y se despide al eterno ‘Espartaco’.

Publicidad

«Es con tremenda tristeza que mis hermanos y yo anunciamos que Kirk Douglas nos ha dejado hoy a los 103 años». Así confirmaba Michael Douglas la muerte de su padre, el último gran clásico de Hollywood. Convertido en leyenda por papeles como el de ‘Espartaco’, su estrella se apagaba en Los Ángeles por causas naturales.

«Para el mundo era una leyenda (…) pero para mí y mis hermanos, Joel y Peter, era simplemente un padre», decía Michael Douglas. El actor ponía también en valor el papel de su progenitor como suegro, abuelo y bisabuelo.

Pero para Hollywood era uno de sus clásicos. Una industria que conquistó pronto y de la que se retiró en 2004.

Hijo de campesinos judíos procedentes del entonces Imperio ruso (actualmente en Bielorrusia), su verdadero nombre era Issur Danielovitch Demsky. Comenzó a trabajar desde pequeño, ya que su padre, que se ganaba la vida vendiendo alimentos y madera por las calles, no podía sustentar a sus siete hijos. Algo que se agravó cuando su padre abandonó el hogar familiar cuando Kirk apenas contaba con 5 años.

Fue en el instituto que descubrió su vocación como actor. Pudo estudiar en la universidad gracias a que convenció al decano para trabajar allí mientras estudiaba y pagar así sus estudios. Se graduó en Filosofía y Letras en 1939.

En ese tiempo  fue además campeón de lucha libre. Se dedicó al debate y al teatro. Tras licenciarse, consiguió una beca para la Academia Norteamericana de Arte Dramático de Nueva York, gracias a lo cual comenzó profesionalmente en la interpretación. Un tiempo en el que cambió también su nombre artístico, adoptando ya Kirk Douglas.

Tras debutar en Broadway y pasar por el servicio militar, debutaría en el cine de la mano de Lauren Bacall, quien le recomendó a la Paramount. Fue en la película ‘The Strange Love of Martha Ivers’.

En 1949 fue nominado por primer vez al Oscar por su papel en ‘El ídolo de barro’. Su carácter temperamental y sus ideas de izquierdas le granjearon numerosas enemistades en Hollywood, que frenaron su carrera.

En los 50 llegarían películas como ‘20.000 leguas de viaje submarino’ o ‘Pacto de honor’, ya en su propia productora. De la mano de Stanley Kubrick protagonizó uno de sus mayores éxitos, ‘Senderos de gloria’. Y repetiría después con ‘Espartaco’. Sin duda, el papel por el que a día de hoy se le considera una leyenda del cine.

Los 60 serían su década dorada, con numerosos títulos y la combinación de cine y teatro. Algo que repitió en los 70 y 80. A partir de entonces, redujo sus apariciones.

También probó suerte en la televisión, debutando con una versión musical de ‘Dr. Jeckyll y Mr. Hyde’ en 1973, con 57 años.

Premios

Su apoyo al guionista Trumbo y sus ideas de izquierdas le hicieron que Hollywood le diera de lado. Nominado en tres ocasiones al Oscar, la Academia nunca se lo concedió.

Kirk Douglas tuvo que conformarse con el Oscar honorífico en 1996, en recuerdo del 50 aniversario de su debut en la gran pantalla.

Hoy, Hollywood le llora como la leyenda que es. De hecho, junto a Olivia de Havilland es el único de la época dorada del cine en pasar de los 100 años. Y es que su vida ha estado plagada de reveses. En 1991 sobrevivió a un accidente de helicóptero en el que fallecieron tres personas.

En 1994 sufrió una trombosis que le provocó paraplejia. Y en 1996 sufrió una apoplejía que le privó del habla y le dejó prácticamente paralizado.

Su vida personal estuvo marcada por dos esposas y numerosas amantes. La primera, Diana Dill, una actriz a la que había conocido en la academia de interpretación y con quien se casó en noviembre de 1943. Con ella tuvo dos hijos, Michael y Joel. Se divorciaron en 1951 por sus continuas infidelidades.

Según la biografía del propio Kirk Douglas, tuvo romances con actrices como Marlene Dietrich, Rita Hayworth, Joan Crawford, Mia Farrow, Faye Dunaway o Debbie Reynolds entre otras muchas.

En 1954 se casaría por segunda vez. La afortunada, Anne Mars Buydens, una agente de prensa a la que conoció durante un rodaje. Con ella tuvo otros dos hijos, Peter y Eric. Éste último murió a los 46 años en 2004 por una sobredosis accidental de drogas. La viuda de Douglas cumplió 100 años en 2019.

La última aparición de Kirk Douglas en el cine se remonta a 2004, con la cinta ‘Illusion’. Con él se pone punto y final a toda una generación del Hollywood clásico.

Publicidad

Comentarios