El futuro económico de Argentina está más en el aire que nunca. Pero, ¿hacia va el colapso? Algunos ya han dado pistas de las medidas que podrían tomarse.

Publicidad

La situación en Argentina es de colapso prácticamente total. Y muchos se preguntan hacia dónde va ese futuro económico que pinta muy negro.

La agenda oculta del colapso inducido de la Argentina contiene metas bastante ruinosas para la población. El escenario de la crisis multidimensional se apunta a presentarlas como “soluciones salvadoras”. Y todas contienen además la disolución de la identidad y del Estado nacional.

Extranjerización

Un proceso que ya está en marcha es el de la extranjerización acelerada de empresas y otros activos. Argentina se enfrenta a un nuevo ataque extranjerizante de activos y mercados locales. El propio Gobierno reclama la intervención extranjera como único medio de conducir al país en esa coyuntura.

Desde el comienzo de la crisis, la caída de los valores bursátiles y la devaluación del peso deprecia a los activos argentinos en un 70%.

El proceso de extranjerización de la economía se puede acelerar con una “inyección de confianza”.

Dólar como moneda

El actual director del Consejo Económico Nacional de EEUU ya ha abierto la puerta a la posibilidad de “dolarizar” la moneda argentina. Algo que podría ser clave para que la economía resurgiera.

En los 90 ya se produjo esta situación, aunque terminó en la catástrofe del corralito de 2001. De no haber mediado la caída precipitada del sistema, los planes eran profundizar en el modelo de adoptar el dólar como moneda oficial en Argentina.

Ahora, vuelve esa idea. Y aunque muchos lo ven como la solución perfecta, las condiciones para el reemplazo requerirían de Argentina grandes reservas internacionales. Algo que el país ha ido perdiendo aceleradamente en la actual crisis de cambio.

Desmembramiento territorial

Aparece también como solución para rescatar a Argentina de esta crisis. Tras la crisis de 2001, hubo quien propuso este desmembramiento. Y Macri ha propiciado que en el sur del país haya ya extensos territorios que funcionan como microestados. Con sus propias redes de carreteras, aeropuertos, fuerzas de seguridad y fuentes de energía.

Una manera de aliviar la deuda argentina, pues los dueños de estos latifundios se encargan de ello. No sería una partición formal del Estado, sino ‘oficiosa’. Un negocio para el Tesoro nacional presentado bajo la forma de cesión de territorios diminutos.

El plan no tiene resultados asegurados y pocos son los que puede augurar el futuro económico de Argentina.

Publicidad

Comentarios