Nuevas elecciones regionales en Alemania y nuevo revolcón para los partidos que integran la gran coalición que gobierna el país. La CDU de la canciller Angela Merkel y el SPD pierden casi once puntos en los comicios de Hesse.

Publicidad

Los partidos que forman la gran coalición de gobierno en Alemania, la CDU de la canciller Angela Merkel y el socialdemócrata SPD, han sufrido una dura caída este domingo en las elecciones en el ‘land’ de Hesse.

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) cosecharon un 27,4 y un 19,8% de los votos respectivamente. El partido de Merkel ha perdido casi once puntos respecto a los comicios de 2013, sus peores resultados en la región desde 1966, lo que supone un fuerte revés para la canciller alemana. Por su parte, los socialdemócratas han caído 10,9 puntos respecto a los comicios de hace cinco años, obteniendo los peores resultados en ese estado federado alemán desde 1946.

Los grandes vencedores de estos comicios regionales han sido los Verdes, que han gobernado en coalición con la CDU en la última legislatura en Hesse y que han obtenido un 19,7% de los votos, lo que supone una subida de 8,6 puntos. Lo han logrado al calor de Tarek Al Wazir, un carismático candidato de origen árabe que promete acaparar un gran protagonismo de cara a la futura formación de gobierno en la región.

Igualmente, la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) ha conseguido un 12,8% de los votos, 8,7 puntos más que en 2013. Así, entra en la última de las 16 cámaras regionales que le quedaba por conquistar en Alemania.

Mientras, La Izquierda ha obtenido un 6,6% de los sufragios y los Liberales (FDP) un 7,2%, con lo que ganan 1,4 y 2,2 puntos respectivamente.

Esta fragmentación del voto plantea serias dificultades a la formación de gobierno y abre un abanico de posibilidades de coalición.

El primer ministro de Hesse, Volker Bouffier, dijo que se trata de una pérdida de votos “dolorosa” que toman muy en serio. Bouffier consideró, sin embargo, que el resultado de las elecciones en Hesse ha estado muy influido por las diferencias dentro de la gran coalición entre cristianodemócratas y socialdemócratas en Berlín.

Celebradas dos semanas después de las elecciones en Baviera, donde la CSU -partido hermano de la CDU- y el SPD también cosecharon un fuerte descenso, las de Hesse han supuesto otro varapalo para los partidos que gobiernan en Alemania.

Combinaciones para el futuro gobierno

La CDU podría repetir con los Verdes en Hesse, aunque no contarán con mayoría absoluta como hasta ahora y necesitarán otro socio, que podrían ser los Liberales. Pero precisamente esta coalición tripartita fracasó a nivel federal en septiembre del año pasado.

También sería posible una gran coalición entre cristianodemócratas y socialdemócratas como la que gobierna a nivel federal en Berlín, aunque es la opción menos deseada por los electores.

No se descarta tampoco un tripartito de izquierdas con socialdemócratas, Verdes y La Izquierda, liderado por los primeros o los segundos o una alianza entre socialdemócratas, verdes y liberales, encabezada por el SPD o los Verdes.

Publicidad

Comentarios