Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

Enfermedad de Hashimoto, la causa más frecuente de hipotiroidismo en las consultas de endocrinología

Cuando la glándula tiroidea “trabaja menos”, se produce un hipotiroidismo primario autoinmune, provocando síntomas como falta de energía, aumento inexplicado de peso, piel seca o tendencia al estreñimiento, entre otros

La tiroides es una glándula de unos 4 centímetros, aproximadamente, que se describe clásicamente en forma de mariposa y que está localizada en la parte anterior del cuello. Se encarga de producir hormonas tiroideas (T4 y T3). Tal y como explica la Doctora Alessandra Luque, especialista del Servicio de Endocrinología y Nutrición del centro médico-quirúrgico Olympia Quirónsalud, estas hormonas tienen implicación en múltiples funciones de nuestro metabolismo y en varios órganos: “Me atrevería a decir que, casi, a todo nivel”. Por ejemplo, intervienen en la regulación de la temperatura corporal, la energía, la frecuencia cardiaca, el crecimiento o el ciclo menstrual en las mujeres, entre otros.

Si la glándula tiroidea “trabaja menos, produce menos hormonas tiroideas y conduce a un hipotiroidismo con todos los síntomas relacionados al déficit hormonal. Si, por el contrario, trabaja más, se produce un hipertiroidismo”, añade. Por eso, la especialista destaca que es importante que estas hormonas estén en los rangos adecuados dependiendo de la edad y necesidades de la persona, para que todo funcione correctamente.

Factores que afectan a la glándula tiroidea

Para poder hablar sobre las enfermedades más comunes de la tiroides, la Doctora Luque asegura que es fundamental conocer los factores que pueden afectar a la glándula tiroidea y, a partir de ahí, determinar qué enfermedades podría producir. En ese sentido, la especialista enumera algunos de ellos.

En primer lugar, los trastornos autoinmunes. Además, en ocasiones, nuestro sistema inmunológico se equivoca y ataca a nuestros órganos como si fueran un “agente invasor”, como un virus o una bacteria. En este caso, “ataca a nuestra glándula tiroidea, produciendo anticuerpos dirigidos contra ella y provocando que trabaje mal. No siempre lo hace de golpe, sino que puede ser lentamente en el tiempo, pudiendo tener la persona los anticuerpos positivos, incluso con niveles muy altos, pero con las hormonas en rangos normales o mínimamente alteradas y, por lo tanto, no produce ningún síntoma relacionado a la tiroides”.

Hipotiroidismo primario autoinmune

 En el caso de que la glándula “trabaje de menos”, se produciría un hipotiroidismo primario autoinmune, más conocido como Enfermedad de Hashimoto, produciendo síntomas como falta de energía, aumento inexplicado de peso, piel seca, tendencia a estreñimiento, sensación de frío y caída de pelo; entre otros. Según la especialista, hoy en día, “esta es la causa más frecuente de hipotiroidismo en nuestra especialidad y la vemos muchísimo en consulta”. El diagnóstico se hace a través de una analítica.

No todos los casos de hipotiroidismo se tratan, ya que dependerá del grado, la edad de la persona o si se trata de una mujer embazada, entre otros factores. Si el paciente requiere tratamiento, “es muy fácil, simplemente debe tomar la hormona tiroidea sintética todos los días, en ayunas, para que se absorba correctamente, y de forma crónica”.

Por el contrario, existe el hipertiroidismo primario autoinmune o Enfermedad de Graves-Basedow, en el que se da una mayor producción de hormona tiroidea y cuyos síntomas principales son las palpitaciones, pérdida de peso inexplicable, sensación de más calor del habitual, nerviosismo, temblores, insomnio, alteraciones menstruales y, “algunas veces, puede afectar a los ojos con exoftalmos u ojos saltones”, añade la experta.

Al igual que en el caso anterior, el diagnóstico se obtiene a través de una analítica, la historia clínica y, en caso de duda, “se puede confirmar mediante una gammagrafía de tiroides, una prueba de medicina nuclear que sirve para ver si la glándula capta o no el yodo. El tratamiento suele ser un fármaco antitiroideo durante 18 meses, idealmente”. 

Factores asociados a las enfermedades de la tiroides

Los niveles bajos de yodo es otro de los factores asociados a las enfermedades de la tiroides, ya que es esencial para la producción de hormonas tiroideas: “Una deficiencia de yodo puede provocar trastornos tiroideos, como el bocio o crecimiento de la glándula tiroides, o el hipotiroidismo. La suplementación con yodo y la ingesta de alimentos ricos en yodo, como pescados, mariscos o huevos, entre otros, pueden prevenir estos problemas en áreas donde la deficiencia de yodo es común”, señala la doctora.

La especialista subraya que una forma controlada de poder consumirlo a diario es a través de la sal yodada, ya que “es importante el consumo de yodo en general, sobre todo en el hipotiroidismo, pero sin excederse porque, en grandes cantidades, puede ser perjudicial. Eso sí, estaría contraindicado en el hipertiroidismo”.

En tercer lugar, los tumores, ya que pueden formarse nódulos dentro de la glándula tiroidea. En ese sentido, la especialista afirma que, “por suerte, la gran mayoría son benignos, solo un 5 % pueden ser malignos, de ahí la importancia de hacer una ecografía si hay sospecha de algún nódulo a la palpación física, antecedente familiar o antecedente personal, como la radioterapia cervical, por ejemplo”.

Por su parte, la radioterapia es otro de los factores a destacar. En ese sentido, la radioterapia dirigida al cuello, comúnmente utilizada en el tratamiento del cáncer de cabeza y cuello, puede dañar la glándula tiroides y afectar a su función, provocando, en algunos casos, hipotiroidismo o mayor riesgo de cáncer de tiroides cuando se ha administrado en la infancia.

Factores farmacológicos

Otro de los factores principales son los medicamentos, ya que pueden interferir con la función tiroidea: “Por ejemplo, el exceso de yodo en medicamentos utilizados en cardiología para tratar las arritmias o contrastes radiológicos yodados pueden desencadenar problemas tiroideos en personas susceptibles. También el litio, para el trastorno bipolar o, en el tratamiento del cáncer, la inmunoterapia, que se ha estado usando más en los últimos años, pueden alterar la producción de hormonas tiroideas”, explica.

Las infecciones, sobre todo las virales respiratorias altas, es decir, los cuadros catarrales en los meses previos, podrían causar una tiroiditis en algunas personas. “Se trata de una inflamación transitoria de la glándula tiroidea en la que uno puede notar dolor en la glándula importante con fases de hiper/hipotiroidismo, que suele resolverse con antiinflamatorios para el dolor y no es necesario tratamiento específico. Algo similar puede pasar tras un parto, pero sin dolor y sin el antecedente del cuadro viral, lo que llamamos “Tiroiditis posparto”, puntualiza la doctora.

Por último, los factores genéticos también tienen que ver con el desarrollo de enfermedades tiroideas, ya que la predisposición genética puede influir en la susceptibilidad a desarrollar trastornos tiroideos: “Las personas con antecedentes familiares de enfermedades tiroideas pueden tener un mayor riesgo. En general, las mujeres son más susceptibles de desarrollar enfermedades tiroideas que los hombres”, indica la Dra. Luque. Tal y como concluye la especialista, es importante tener en cuenta que, algunas veces, los síntomas pueden ser inespecíficos, sobre todo si se presentan de forma aislada, pero, cuando se presenta más de uno, sería recomendable realizar una analítica con hormonas tiroideas.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

Diseñado para ofrecer una oportunidad única para mejorar las capacidades físicas y rendimiento en un entorno de entrenamiento de primer nivel

Inbox

Reafirma con esta certificación su compromiso con la excelencia en la atención clínica, docente e investigadora, y se convierte en uno de los únicos...

Inbox

Deprecap es un programa de cribado poblacional de cáncer de pulmón mediante la realización de un TAC de baja dosis a la población de...

Inbox

Los resultados han sido excelentes, al no haberse presentado complicaciones relevantes en los pacientes intervenidos, y habiendo resultado procedimientos mínimamente invasivos de los que...

Inbox

El principal valor diferencial de la Geriatría en hospital es la humanización de la atención que ofrece a sus pacientes, con una atención integral...

Inbox

Está equipada con todos los recursos asistenciales, especialidades, laboratorio, radiología y genética médica del más alto nivel

Inbox

La intervención fue exitosa, duró cerca de 2 horas, con ingreso posterior de 24 horas, sin complicaciones tras el alta hospitalaria, y el paciente...

Inbox

La Doctora Isabel de la Azuela Tenorio, médico internista del Hospital Ruber Internacional, ha recibido un galardón de los Premios Nacionales Medicina Siglo XXI