Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

La FJD sensibiliza e informa sobre la prevención y tratamiento del delirium en el día mundial dedicado a esta alteración

Para concienciar sobre la importancia de este problema de salud, el hospital madrileño se suma al lema de la onomástica en 2023 y recuerda que “El delirium es cosa de todos”

Los profesionales de la FJD informaron a pacientes y familiares sobre los síntomas y pautas de prevención del delirium.

El delirium es un cambio agudo de la función cerebral que se manifiesta en una alteración importante del nivel de conciencia, afecta principalmente a la atención y las capacidades mentales, se presenta de forma aguda y fluctuante a lo largo del día, habitualmente reversible y en corta duración, y suele acompañarse con alteraciones del ciclo de vigila-sueño, del comportamiento psicomotor y de las emociones. Entre sus grupos de riesgo figuran los mayores de 65 años, los afectados por demencia, deterioro cognitivo, discapacidad sensorial y múltiples patologías médicas y los que han sufrido una fractura de cadera o inmovilismo reciente, siendo más frecuente en pacientes mayores hospitalizados.

Así lo han recordado las Doctoras Marta García Salmones Fragoso, Ana Isabel Hormigo Sánchez, Myriam Rodríguez Couso e Ivana Zamarbide Capdepon, especialistas del Servicio de Geriatría las tres primeras y del Servicio de Neurología la cuarta, y miembros todas ellas del Grupo de Fragilidad de la Fundación Jiménez Díaz, con motivo del Delirium Day -iniciativa promovida por la Federación Internacional de Sociedades del Delirium para concienciar sobre esta alteración y su impacto en los pacientes, familiares y sistemas sanitarios.

Y es que, como asegura la Doctora García Salmones, la prevalencia del delirium en el entorno hospitalario está infradiagnosticada, pero puede llegar al 30 y el 50 por ciento en los servicios médicos y quirúrgicos, respectivamente, y hasta el 85 por ciento en las unidades de Cuidados Intensivos y Paliativos, traduciéndose en un importante impacto en la calidad de vida de este grupo poblacional en aspectos como una mayor estancia hospitalaria, deterioro cognitivo y funcional, más riesgo de complicaciones durante el ingreso y un aumento de la mortalidad.

Prevención, detección y abordaje

De ahí la importancia de prevenirlo y, en caso de que ya se haya producido, conocer sus manifestaciones clínicas para poder detectarlo -en el ámbito hospitalario con herramientas como el Confusion Assessment Method (CAM)- y actuar en consecuencia, medidas que se implementan en la Fundación Jiménez Díaz como parte de su Programa transversal de Fragilidad, “especialmente en los pacientes de más alto riesgo, como los mayores frágiles, intentando que sea el hospital el que se adapte a ellos”, incide por su parte la Doctora Hormigo.

Así, de cara al primer reto, la Doctora Rodríguez asevera que “el delirium es prevenible en el 30-40 por ciento de los casos” aplicando estrategias como acompañar al afectado las primeras 48 horas, si es posible, también durante la noche; procurar que descanse en esa franja y se mantenga activo durante el día promoviendo actividades como la lectura, la conversación y los juegos de mesa; y estimular la movilización siempre que sea posible evitando la cama durante las horas diurnas, proporcionando las ayudas técnicas necesarias para el movimiento y favoreciendo la deambulación y ejercicio físico al menos tres veces al día.

Punto informativo sobre el Delirium Day en el día de hoy en el hall de la FJD.
Orientación al paciente

La orientación también es clave: “cuando se tenga ocasión, es recomendable explicar al paciente lo que ha pasado, dónde está, la fecha en la que se encuentra o si es de día o de noche”, dice la especialista, indicando que, en caso de tener que ingresarle, es útil traer objetos personales para conseguir un entorno más agradable y conocido, así como sus dispositivos habituales (gafas, audífonos…), y que es importante asegurar la ingesta de líquidos y comida indicada por los profesionales sanitarios.

En cuanto a los síntomas de delirium que ayudan a su diagnóstico, la Doctora Zamarbide señala “los cambios de estado mental agudo y fluctuante, ver o sentir cosas no reales, decir cosas incoherentes, mayor irritabilidad y desconfianza, e inquietud o agitación por la noche, somnolencia excesiva y desorientación temporal y espacial sin reconocer a familiares”.

Pautas

Por último, ante la duda de qué hacer si ya se ha producido el delirium, las pautas a aplicar coinciden en gran parte con las recomendaciones para prevenirlo, pero la neuróloga añade: “Es conveniente comunicar al personal sanitario cualquier cambio del estado mental o de comportamiento en el afectado, como desorientación, confusión, agitación o somnolencia excesiva; y, ante todo, tener mucha calma: al hablar, hay que utilizar palabras claras y sencillas, y tono suave y tranquilo”. Además, recomienda “no llevar la contraria al paciente, explicar las cosas las veces que sea necesario, limitar el número de visitas hasta que remita el delirium y acompañar al paciente de noche si la presencia del allegado aporta tranquilidad.

Finalmente, de cara al personal sanitario, las especialistas coinciden en que lo más importante es la prevención con estrategias no farmacológicas, así como identificar y tratar las causas subyacentes, ya que “no hay fármacos aprobados para tratar el delirium”. Dicho esto, el abordaje sintomático en los casos de agitación severa o distrés importante pasa por la prescripción de antipsicóticos a la dosis más baja posible y su revaloración diaria.

Atención a la Fragilidad

Para trasladar estos mensajes a pacientes, familiares y profesionales sanitarios, la Fundación Jiménez Díaz, a instancias de su grupo de Atención a la Fragilidad, se ha unido este año a la celebración del Delirium Day, y a su lema, “El delirium es cosa de todos”, instalando un punto informativo en su hall principal y otro itinerante en las plantas de Hospitalización para personal asistencial, impartiendo formación específica al colectivo enfermero y distribuyendo y difundiendo material y contenidos divulgativos.

Asimismo, a lo largo de las últimas 24 horas se ha realizado un corte transversal aplicando el formulario CAM para detección del delirium a cerca de 500 pacientes que ha permitido conocer la incidencia exacta y en tiempo real de esta alteración en el centro.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

Cualquier persona que vaya a realizar un viaje a un país en el que existen riesgos para su salud puede acudir a este servicio,...

Inbox

Investigadores de CNIC han caracterizado en detalle los procesos por el que un fármaco común en cáncer, las antraciclinas, causan toxicidad cardiaca

Inbox

Los facultativos han acercado a los jóvenes a la situación actual del problema del suicidio, les han explicado qué sentimientos de malestar pueden experimentar...

Inbox

La unión de ribavirina y remdesivir consigue eliminar de forma rápida el virus, al inducir un exceso de mutaciones en su genoma que le...

Inbox

El curso se enmarca en el convenio de colaboración recientemente firmado entre ambas instituciones para el desarrollo conjunto de las actuaciones necesarias para mejorar...

Inbox

Con un enfoque multidisciplinar, la nueva unidad de Heridas Complejas y Estomaterapia combina lo último en tecnología médica con la experiencia de profesionales altamente...

Inbox

La marca certifica el compromiso con la excelencia de las empresas e instituciones que apuestan por la innovación, la mejora constante y la contribución...

Inbox

El abordaje de la hipertrofia benigna de próstata puede implicar tratamiento farmacológico e intervención quirúrgica, además de los cambios en el estilo de vida...