Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Inbox

Los Hospitales de Quirónsalud integrados en la red pública madrileña promueven la mejora de la calidad de vida de las personas con trastornos del lenguaje y la nutrición

En estos pacientes es fundamental la valoración nutricional y el seguimiento por parte de los endocrinólogos y los nutricionistas

El taller facilitó a los cuidadores consejos para abordar el día a día con pacientes dependientes, para quienes lo primordial es mantener un buen estado nutricional.

Los Hospitales de Quirónsalud integrados en la red pública madrileña -los hospitales universitarios Fundación Jiménez Díaz (Madrid), Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General de Villalba (Collado Villalba)- celebraron recientemente el taller “Ayudas en los trastornos de lenguaje. Nutrición. Disfagia”, con el objetivo de informar, promover y optimizar los cuidados de quienes atienden a personas en situación de dependencia y mejorar la calidad de vida de los pacientes”, tal como explicó la Doctora Mercedes Ramírez Ortiz, nutricionista clínica del hospital mostoleño.

La jornada, celebrada en formato online y enmarcada en el proyecto “Taller de Cuidadores”, que organiza periódicamente encuentros informativos y formativos sobre aspectos de interés para quienes se encargan de los cuidados de personas con problemas de salud, contó con la participación de expertas de distintas áreas implicadas en los trastornos del lenguaje.

“Nuestro objetivo es facilitar a los cuidadores consejos para abordar el día a día con pacientes dependientes, para quienes lo primordial es mantener un buen estado nutricional a través de una dieta mediterránea, variada y adaptada a las necesidades de cada paciente, y que tenga presente el llamado ‘plato saludable’, que incluye proteína, tanto de origen vegetal como animal, frutas, verduras, hidratos de carbono, grasas saludables y lácteos”, añadió la Doctora Ramírez. Y es que -dijo- “una buena alimentación requiere de planificación y variedad para que el paciente tenga una alimentación agradable, pero que respete sus gustos y preferencias”.

Afasia y disfagia

Por su parte, María Sánchez Verdugo, logopeda de la Fundación Jiménez Díaz, explicó que la afasia es uno de los trastornos más frecuentes en la edad adulta, y que produce dificultades en la comprensión y/o expresión del lenguaje oral y/o escrito: “En el caso de pacientes con daño cerebral adquirido, es posible presentar una recuperación espontánea, sobre todo en los tres primeros meses de evolución; pero, aun así, recomendamos la valoración precoz por un servicio de Rehabilitación para que el paciente pueda volver a su vida habitual en las mejores condiciones posibles”.

En pacientes con afasia puede producirse disfagia, siendo transitoria o perdurando en el tiempo. A este respecto, Beatriz García Botrán, enfermera responsable de Disfagia en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos, concretó que la disfagia “es una alteración o dificultad para tratar de deglutir los alimentos (sólido y líquidos) e incluso, en pacientes con alteraciones severas, la propia saliva”. Entre sus síntomas más comunes destacan la tos y el carraspeo, durante y después de las comidas, y los atragantamientos frecuentes. Como consecuencia de ello puede generarse desnutrición, por lo que es fundamental el asesoramiento de nutricionistas y endocrinólogos para recibir una orientación nutricional adecuada.

Nutrición

En este sentido, Lidia Mela Carrillo, enfermera de nutrición enteral en el hospital mostoleño, destacó los beneficios de mezclar ciertos nutrientes en las comidas mediante este tipo de alimentación (enteral) en aquellos pacientes que no pueden utilizar la vía oral. Y en estos casos, ayudar al cuidador es fundamental, sobre todo acompañándole para que pueda aprender adecuadamente las tareas de limpieza de la sonda nasogástrica o la gastrostomía, explica.

Igualmente, destacó otra recomendación muy relevante sobre la postura de la persona que va a recibir la nutrición, que debe ser sentada-incorporada en un ángulo de 300-450, mientras se administre la alimentación. “Trabajar por la mejor calidad de vida del paciente -y también del cuidador- requiere, en cualquier caso, una labor conjunta de los profesionales de Otorrinolaringología, Logopedia, Endocrinología y Nutrición, y Neurología; y así es como lo llevamos a cabo en nuestros hospitales”, concluyó la Doctora Ramírez.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Inbox

El curso, que combinó teoría, práctica en simulación y participación en cirugías reales, persiguió facilitar la integración de los médicos de Medicina de Familia...

Inbox

El objetivo es ofrecer un enfoque integral del paciente con alteraciones hematológicas y oncohematológicas, patología trombo-hemorrágica y en hematología de la gestación

Inbox

Un 90% de los pacientes intervenidos están libres de recidiva bioquímica meses después -en algunos casos, hasta un año- de las intervenciones, lo que...

Inbox

El encuentro permitió informar a las familias sobre el abordaje de esta afectación neurológica de una manera global, y las estrategias terapéuticas y recursos...

Inbox

Entre las opciones terapéuticas se encuentran la colocación de un stent recubierto y/o derivador de flujo que anula el aneurisma o mediante embolización con...

Inbox

La técnica de termoablación simplifica la intervención y reduce el dolor postoperatorio, facilitando la recuperación y la vuelta a la actividad habitual después de...

Inbox

Ensayos clínicos novedosos en hospitales punteros con inmunoterapia, vacunas ARN e incluso la innovadora terapia con CAR-T cells, acreditan atacar al tumor y conseguir...

Inbox

El galardón reconoce la atención de excelencia que ofrece esta red asistencial, adaptada a las necesidades y expectativas de sus pacientes, integrando el mejor...